Del Impresionismo al Expresionismo, “La Golfa”.

 

“La Chienne" (La Golfa), novela de Georges de La Fouchardiere, fue llevada al cine en 1931 por Jean Renoir y en 1945 por Fritz Lang.

Es éste un magnífico ejemplo de cómo, partiendo de una misma novela, y con un mismo argumento, se pueden realizar dos película totalmente distintas, con concepciones del lenguaje cinematográfico diametralmente opuestas, de la mano de dos directores con un sello personal propio y característico, y a su vez, dos joyas del cine.


LA GOLFA (La Chienne, Jean Renoir, 1931)



La obra que van a ver no es ni un drama ni una comedia.
No tiene moraleja ni demuestra nada.
Los protagonistas no son héroes ni traidores.
Son una pobre gente como usted y como yo.
Son tres: él, ella y el otro, como siempre.


Renoir introduce al espectador en las vidas de tres personajes, él, ella y el otro, unas vidas que se entrecruzan hasta finalizar en tragedia.
Es ese triángulo amoroso el eje central de la historia.

Él es un buen tipo, tímido, de mediana edad y muy inocente. Posee una cultura intelectual y sentimental superior al ambiente en que se mueve por lo que le consideran un imbécil.

Ella es una muchacha con cierto encanto un tanto vulgar.
Siempre es sincera, miente continuamente.

El otro es el joven Dédé y nada más.


La estética de cine mudo, unido a la sencillez con la que Renoir presenta la historia, introduce al espectador en la vida de estos tres personajes, le lleva a conocer sus miserias y sus anhelos, a descubrir sus sentimientos.
El director, a través de su objetivo, muestra al espectador el día a día de esos tres personajes, fotograma a fotograma va construyendo su historia, pinceladas de realidad que van conformando el lienzo de sus vidas, convirtiendo al espectador en voyeur de la historia de esos tres infelices, que en el fondo acaban despertando en mayor o menor medida compasión y lástima, incluso el personaje de Dédé, que pasa de verdugo a víctima de sus propias circunstancias.

"La Pintura", queda en un segundo plano en la historia, reducida casi a anécdota.
El protagonista pinta cuadros como afición, como vía de escape a una vida gris, en un hogar en el que dejó de sentirse cómodo hace mucho tiempo y en el que nunca disfrutó de la felicidad.
Serán esos cuadros, paradójicamente, los que mantendrán unidos a los tres protagonistas de la historia en un camino común, unos cuadros que para cada uno de ellos, por motivos muy distintos, se convierten en depositarios de sus sueños de felicidad.

El tema del Arte y la Creación Artística se trata de refilón, utilizado por el director para lanzar una velada crítica a lo que la sociedad termina por considerar Arte y al papel de críticos y marchantes al respecto, aún por encima de la propia calidad de la obra y del talento del artista.


PERVERSIDAD (Scarlet Street, Fritz Lang, 1945)



Un cuadro va brotando...
Eso es lo importante, el sentimiento, trazo una línea alrededor de lo que siento al ver las cosas…
Es como enamorarse, supongo…
Yo creo que el arte es así, cada cuadro puede ser una historia de amor.
Uno se lo calla, lo guarda dentro, como un secreto.


Lang construye una historia donde la psicología de los personajes y la creación artística se convierten en eje central, el triángulo amoroso no es el fin, sino el medio que el director utiliza para que el espectador vaya descubriendo el carácter de los personajes, enfatizado por el magnífico juego de luces y sombras a lo largo de la película, esos claroscuros en los que Lang envuelve a los personajes.

Una historia narrada y ambientada al más puro estilo "Cine Negro", con unos personajes con caracteres muy definidos.

El protagonista, un hombrecillo gris, un "tipo corriente", honrado y noble, que pierde la cabeza por una mujer.
Un amor envenenado que le llevará a cometer actos que nunca pasaron por su imaginación y a transgredir la ley hasta llegar al asesinato.

Una femme fatale, atractiva y sensual, conocedora del poder de sus encantos y manipuladora hasta alcanzar niveles de verdadera crueldad.

El tercero en discordia, un delincuente de medio pelo, fanfarrón y oportunista, con poco cerebro y mucha testosterona, de los que tarde o temprano acaban mal parados.


El Arte, la Creación Artística, es un tema central en la película, la historia gira alrededor del personaje de Edward G. Robinson, un cajero con alma de pintor, con sensibilidad de “artista”, para quien pintar un cuadro no es sólo un pasatiempo, es su manera de expresarse, sin necesidad de palabras, su manera de expresar aquello que su timidez le impide.
Es por eso que cuando descubre que finalmente su obra obtuvo reconocimiento, no le importa lo más mínimo que sea bajo otro nombre, más aún cuando ese nombre es el de la mujer que ama, sólo puede sentir emoción y alegría al saber que su obra es reconocida.

Destacar el magnífico final que Lang da a la historia, con ese preludio en un vagón de tren, y una sentencia “El peor juez es uno mismo”.
Lang nos muestra al protagonista de la historia, un hombre libre de toda culpa frente a la justicia, convertido en vagabundo, sin nada y sin nadie, sólo con la compañía de esas voces que le persiguen, vidas sobre su conciencia, mientras su obra se ha convertido en pieza de arte cotizada.



En esta ocasión, quería utilizar esta entrada, para, aprovechando los conocimientos cinéfilos y pictóricos de muchos de los que por aquí pasáis, lanzar una pregunta.
Todos conocéis mi debilidad por "Perversidad" de Lang, después de verla, durante bastante tiempo anduve investigando sobre el autor de los cuadros que aparecen en la película, sin conseguir averiguarlo, así que, si algun@ conoce el dato, os agradecería enormemente que lo compartierais aquí.



El autor de los cuadros de "Perversidad" es John Decker.
"Los cuadros de la película pintados por el personaje Chris Cross fueron realizados por el artista John Decker, amigo de Fritz Lang, al que contrató para pintar catorce cuadros con el estilo de Henri Rousseau y Camille Bombois".

http://www.elcultural.es/version_papel/CINE/8656/Perversidad

Lamentablemente hay poco sobre su obra y pocas reproducciones de sus cuadros, alguna cosa en inglés y poco más.
Adjunto otro enlace con un trabajo en inglés, en el que hablan sobre los cuadros de perversidad y sobre el artista de hollywood, John Decker.

http://www.scribd.com/doc/17340710/Scarlet-Street-Film-Reviewwps


WILLIAMMUNNY

43 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Aquí me has pillado, pues sólo he visto "Scarlett Street". Sin embargo es una de mis películas favoritas en la filmografía de Fritz Lang, como hace tiempo escribí en mi blog. También me gusta mucho "Woman in the window" que cuenta con el mismo reparto y casi, casi, el mismo argumento. En cualquier caso he de descubrir la versión de Renoir.

Manué dijo...

Joder! Nunca me había planteado sobre el autor de los cuadros de Perversidad, jajaja, yo le aviso si me llega, :) mu güen bló, me gustan sus películas!! Ahora tengo que ver a la perrilla de Renoir!! :D

Saludos!

David dijo...

Me gusta mucho la comparación que has hecho.
No he visto la de Renoir (de las pocas que me faltan suyas... aunque me has dejado con ganas de verla), pero sí la de Lang.
Me ha encantado esta frase "Posee una cultura intelectual y sentimental superior al ambiente en que se mueve por lo que le consideran un imbécil." ¿Es de Renoir?

No conozco quién pintó los cuadros de la peli de Lang, seguro que algún otro lo sabrá... si no, miraré por ahí a ver si hay suerte. Pero es posible que fuera algún artista de los estudios que tan pronto pintaba un cuadro, como un decorado.. Es decir, la clave puede estar en el equipo artístico encargado de la peli. Pero no lo sé...
Un saludo.

Vivian dijo...

“Scarlett Street” también es una de mis favoritas de Lang, Marcos.

Si no has visto la de Renoir, te la recomiendo, verás como, es una película totalmente distinta, es más, aún conociendo de antemano la historia y el desenlace, Renoir consigue captar tu atención durante toda la película.

Vivian dijo...

Es el tema de la autoría de los cuadros algo que me lleva rondando la cabeza desde la primera vez que vi la peli, Manué, y en vista de mi incapacidad para descubrirlo por mí misma, pues recurro a vosotr@s ;)

Si te gusta Renoir, te gustará su “perrilla”, si bien es cierto que es bastante menos perrilla que la de Lang, mucho más inocentona, manipulable incluso hasta “boba”.

Saludos y bienvenido a mi blog, me alegra que te haya gustado.

Vivian dijo...

La frase es de Renoir, David, aparece al principio de la película, en un teatrillo de títeres en el que se “prologa” la historia a la que el espectador va a asistir.

Como he comentado anteriormente, si te gusta el cine de Renoir, te gustará la película, y podrás comprobar como esa comparación que establezco, me alegra que te haya gustado, se vuelve evidente, y que sorprende que estemos viendo una película que “en teoría” ya hemos visto (supongo que sí viste la de Lang) sin que casi nos demos cuenta que es así.

Sabes, pensé en lo que apuntas respecto a los cuadros, que fueran obra de los responsables de crear los decorados, pero, aún así, no he conseguido encontrar ningún lugar donde al menos se mencione ese dato.
Gracias por el interés que muestras por el asunto, y, si encontraras algo al respecto te agradecería muchísimo que me lo comentaras.

Un saludo

babel dijo...

No he visto ninguna de las dos películas, pero tu post me parece sumamente interesante: cómo el lenguaje del cine transforma en dos obras completamente distintas lo que en realidad tuvo un origen común. Haré por verlas, no sé cuando pero apuntadas quedan, supongo que lo mejor será hacerlo sin demasiada distancia temporal.

Lo dicho, tema más que interesante, Vivian. Un saludo ;)

WILLIAMMUNNY dijo...

También me encanta "Perversidad", ( no conozco la peli de Renoir ) y Lang en general, también "La mujer del cuadro" y por encima de todas "Furia"...Y que voy a decir de Edawrd G., Uno de mis actores favoritos de todos los tiempos.
En realidad vengo a responder a tus preguntas VIV, el autor de los cuadros es John Decker-"Los cuadros de la película pintados por el personaje Chris Cross fueron realizados por el artista John Decker, amigo de Fritz Lang, al que contrató para pintar catorce cuadros con el estilo de Henri Rousseau y Camille Bombois".
(http://www.elcultural.es/version_papel/CINE/8656/Perversidad).

Eso lo he logrado encontrar, lamentablemente hay poco sobre su obra y pocas reproducciones de sus cuadros, alguna cosa en inglés y poco más.
Te adjunto otro enlace con un trabajo en inglés, en el que hablan sobre los cuadros de perversidad y sobre el artista de hollywood, John Decker.
http://www.scribd.com/doc/17340710/Scarlet-Street-Film-Reviewwps.


Un beso Viv.

Angelus dijo...

Como otros comentaristas, he de decir que sólo he visto la de Lang, superior a la que también citan,"La mujer del cuadro". Gran actor Edward G. Robinson. La peli me gusta mucho, pero es profundamente triste y despierta la conmiseración. Buen post. Saludos.

Vivian dijo...

Te recomiendo las dos babel, son dos verdaderas joyas del cine, y, si las ves cercanas en el tiempo, podrás comprobar lo que comento en la entrada.

La comparación resulta verdaderamente fascinante. Es lo que diferencia, en mi opinión, a un buen director de un gran director, a un buen “arista" de un gran "artista”, la capacidad de imprimir su “sello personal” a su obra.

Me alegra que te haya parecido interesante el tema que escogí.

Saludos ;)

Vivian dijo...

William, William, William, si cuando digo que tu amistad es un tesoro...

Muchísimas gracias por la información, he mirado un poco por Internet, teniendo el nombre, y es cierto que poco hay de su obra, eso sí, descubrí un cuadro que pintó de Errol Flynn maravilloso.

Con tu permiso, he incluido tu respuesta en la entrada, con un enlace a tu “abandonado” blog, a ver si consigo que lo retomes, aunque sea de tanto en tanto ;)

Respecto a “Furia” me parece una grandísima película, impactante, y con un transfondo que invita a la reflexión, excelentemente narrado por Lang, y Spencer Tracy está genial.

Coincido en opinión contigo sobre E. G. Robinson, grandísimo actor, sí señor, y, en especial, magnífica su interpretación en esta película, consigue hacer creíble que una persona que encierra tanta nobleza y bondad, llevada al extremo, sea capaz de llegar a cometer el acto más terrible que puede cometer un ser humano, asesinato.

“La Mujer del Cuadro” también me gusta, pero, en esta ocasión, sobre mujeres y cuadros, tengo debilidad por “Laura” de Preminger.

De nuevo muchíiiisiiiimaaaas graciasssssssss y
un besazo, o dos, o tres…

Vivian dijo...

Si no viste la de Renoir, te la recomiendo, Angelus, es otra grandísima película, de esas que merecen la pena.

Respecto a “La Mujer del Cuadro” ya he comentado que tengo debilidad por “Laura”, aunque también me gusta la de Lang.

Sobre E.G. Robinson, me reitero, grandísimo actor, no se me ocurre ningún otro que pudiera resultar tan convincente en este papel.

La película, además de tristeza, creo que consigue que el espectador se revuelva en su butaca, ante el engaño y la manipulación a la que se ve sometido el protagonista.

Me alegra que te haya gustado el post.

Saludos

ANRO dijo...

Me encanta el paralelismo que has escrito sobre estas dos pelis basadas en el mismo relato. Dos grandes cineastas y un gran escritor. Solo puedo hablar de Scarlet Street, que sí he visto y es magnífica. La de Reonoir no he podido pillarla, es bastante difícil y no la he visto ni en el mercado ni creo que pueda bajarse...una pena.
Respecto a la pregunta que dejas caer hacerca del pintor he estado investigando. Estoy de acuerdo con David que estos pintores estaban al servicio de la productora y generalmente no tenían nombre ni mercado. Solo he podido averiguar que se llama Christopher CRoss y su nombre no figuraba en los títulos de crédito.
Un abrazote.

Vivian dijo...

Como me alegra que te haya gustado el paralelismo que establecí en la entrada, Anro.

Respecto a la película de Renoir, te la recomiendo si no la viste, a mí me la regalaron y sé que la compraron en la cadena de la “f”, pero he entrado en su web y ahora no la tienen, donde sí la he encontrado es en el Ares.

Christopher Cross es el personaje que interpreta E.G. Robinson en la película, el nombre del autor real de las obras, me lo consiguió William, y lo he incluido en la entrada, por si le interesara a alguien más, pero muchas gracias por el interés mostrado por el tema.

Un abrazo muy fuerte

David dijo...

¿Ves? Al final te ha informado William de lo de John Decker (haz caso a Vivian y retoma tu blog, William... yo pasaré luego por allí para ver viejas entradas). Si es que esto de los blogs tiene su punto.
Un abrazo.
PD: Me alegro de que ya tengas el dato. Estaba seguro de que más pronto o más tarde alguien lo sabría.

Vivian dijo...

A mí también me alegra haberlo conseguido, David, y me alegró especialmente el interés que mostraste por intentar averiguarlo, de nuevo, gracias.

Respecto a William, abrió el blog y ahí se quedó, sin entradas, más que la primera de prueba, pero, te aseguro que si decidiera publicar sería un blog que te gustaría, tuve la suerte de disfrutar de sus posts cuando escribía en un foro de cine, y es de esas personas a las que da gusto leer, por lo que escribe, por cómo escribe…

En fin, a ver si conseguimos animarlo a escribir con nuestro interés.

Y, sí, coincido contigo, esto de los blogs tiene su punto, para mí se ha convertido en una fuente constante de alegrías, y de descubrimientos, como las entradas sobre cómics y cortos de tu blog ;)

Josep dijo...

me ha encantado conocer de tu mano, Vivian, la existencia de esa semblanza entre dos películas tan distintas: la de Lang la vi hace muchísimo tiempo en la tele y apenas la recuerdo, con lo que habré de retomarla, pero es que la de Renoir ni siquiera sabía que existía: supongo que sería una buena idea hacerse con ambas y programar una sesión doble de lujo... ;-)

besos.

Uno dijo...

Nada que decir, Vivian. No he visto ninguna de las dos versiones. Lo haré. Enhorabuena por el post y por haber conseguido el dato del pintor.

Por decir, decir que no hay color entre el cartel de la de Renoir y el de la de Lang. Mucho mejor el primero, en mi opinión.

Un abrazo

Manuel Márquez dijo...

Veo, compa Vivian, que casi todos andamos en "las mismas": conocemos la de Lang, pero no la de Renoir (es mi caso también, vaya...). A mí la de Lang, como todo lo que hizo este hombre, me parece una auténtica maravilla: el personaje que encarna Robinson (un auténtico monstruo de la interpretación, buenísimo...) resulta de tal patetismo que no sabes si te mueve a la indignación o a la compasión; qué bien reflejado ese impulso humano autodestructivo motivado por la incapacidad para reflexionar, ofuscado por la pasión. La he visto muchas veces, y aún caerá alguna más, seguro. La de Renoir, apuntada queda...

Un fuerte abrazo y buen día.

Yuri Zhivago dijo...

Es curioso Vivian las similitudes entre Renoir y Lang.De Renoir solamente he tenido la oportunidad de ver "El Río" y "La bestia humana"y curiosamente también Lang hizo una nueva adaptación de esta obra de Zola en "Deseos Humanos" la cual no he visto.
No conozco "La Golfa" si "Pervesidad" y por supuesto te recomiendo "La Bestia humana"una historia de amor que acabará convirtiéndose en drama gracias a Simone Simon haciendo de Femme fatale.
Un abrazo.

Bruja Truca dijo...

Una entrada interesantísima, Vivian. Tengo que reconocer que no he visto ninguna de las dos y sin embargo me he quedado con ganas de leer más.
Ya la estoy buscando, al menos la de Lang, que creo que me he tenido que tropezar con ella muchas veces porque el titulo me suena muchísimo.
Un saludo.

WILLIAMMUNNY dijo...

Puedes hacer conmigo lo que quieras, Viv. Incluso ponerme en el escaparate, si no te preocupa perder clientela, claro está.
En cuanto a lo del blog, es altamente imporbable, requiere un tiempo del que apenas dispongo y a duras penas puedo atender ( escribir, porque leer os leo a dirio aunque no haya novedades ) a los 3 o 4 que sigo habitualmente.

Gracias, sin embargo, por los ánimos y por la publicidad (tristemente engañosa).

Un beso

WILLIAMMUNNY dijo...

Ah...y otra cosa, no podemos olvidar si hablamos de mujeres y cuadro a tu, a nuestra "Jennie"


Besos.

Vivian dijo...

A mí me encanta que te haya encantado la entrada, Josep, y esa sesión doble de lujo me parece una idea genial, conociendo tu gusto por el buen cine, estoy convencida que te gustará revisitar la de Lang y descubrir la de Renoir.

Y, si me permites una sugerencia, una vez vistas, podrías dedicarles a cada una de ellas una de las estupendas entradas que escribes en tu blog, estoy segura que leyéndolas descubría un montón de detalles que desconozco.

Besos

Vivian dijo...

Por lo que he ido conociendo de tus gustos cinéfilos creo que te gustarán las dos, Uno.

Me alegra que te haya gustado la entrada y, sobretodo que haya despertado tu interés por ver las películas, a ver si a ti también te llaman la atención los cuadros de “Perversidad”, que ahora ya conocemos el nombre del pintor ;)

Es curioso lo que comentas de los carteles, porque, hay algo al respecto que siempre he pensado, es como si estuvieran cambiados, me explico, soy de la opinión de que un buen cartel debe darnos una idea general de “la esencia” de la película, y, a este respecto el diseño del primer cartel coincide más con la película de Lang, y el del segundo con la de Renoir.

Un abrazo

Vivian dijo...

Sí, Manuel, al parecer al “pobre” Renoir lo tenéis abandonado, jeje, de hecho, leyendo vuestros comentarios, me alegra el haber estructurado la entrada estableciendo la comparación, porque así os he dado a conocer la película de Renoir, te aseguro que es otra verdadera maravilla, una de esas joyas que merecen la pena verse.

Coincido contigo en el análisis que haces del personaje de E. G. Robinson, eso sí, cuando tengas la oportunidad de ver la de Renoir, descubrirás que el patetismo del protagonista de “La Golfa” es mucho más acentuado.

Un abrazo muy fuerte y buen día para ti también.

Vivian dijo...

Si no has visto “La Golfa”, te le recomiendo, Yuri, y más aún si has visto “Perversidad” porque podrás descubrir por ti mismo la comparación que establezco entre las películas, además de disfrutar de una grandísima película.

Respecto a tu recomendación, en esta ocasión soy yo la que he visto la de Lang y no la de Renoir, la apunto para verla en cuanto me sea posible, por mi parte, te recomiendo “Deseos Humanos”.

Un abrazo

Vivian dijo...

Me alegra que te haya resultado interesante la entrada, Bruja, y especialmente que haya despertado tu interés por las películas.

Por lo que conozco de tus gustos a través de tu estupendo blog, creo que “Perversidad” te gustará, y, cuando tengas tiempo, te recomiendo que veas la de Renoir, es un buen modo de ir descubriendo las distintas maneras de “contar” en el cine ;)

Un saludo

Vivian dijo...

Menos mal que no soy una rubia de cine negro, querido William, porque con semejante invitación, podrías acabar en el cadalso, jajajaja…

Respecto a lo de que vuelvas a escribir, seguiré manteniendo mis esperanzas, que ya sabes que es lo último que se pierde, y, si lo de mantener tu propio blog te resulta incompatible con el tiempo que le podrías dedicar, aquí te ofrezco el mío si alguna vez te da por escribir “algo”, estaría encantadísima de publicarlo aquí, sin miedo alguno a perder clientela, estoy segura de que los comentaristas con los que tengo la suerte de contar estarían tan encantados como yo de leerte, y que lo que tú llamas publicidad engañosa se convertiría en opinión compartida ;)

Respecto a “nuestra” “Jennie”, cuando hablaba de mujeres y cuadros, me refería en ese estilo de película cine negro total, de ahí mi comparación “La mujer del cuadro”, “Laura”, eso sí, me gustan las dos, aunque tenga debilidad por “Laura”.

Mi “Jennie”, nuestra “Jennie”, como diría mi adorado Wilder, es otra historia, maravillosa historia…

Besos, muchos…

Víctor González dijo...

Vivian, entre tú y José Ángel Hidalgo me tenéis anonadado. Yo creía tener una mínima cultura cinematográfica y cada día me descubro más ignorante. En fin, que no se puede saber de todo. En cuanto a "Perversidad", Edward G. Robinson siempre fue en mi infancia un tipo especial, pues físicamente era bastante parecido a muchos hombres de mi familia, entre ellos y sobre todo muy parecido ¡a mi padre! Y a mi padre le encantaba este actor, por lo que yo siempre sentí una extraña devoción por él. Pero hoy -y esto ya lo comenté alguna vez, creo que en el blog de José Ángel- tengo un amigo/conocido en Vigo ¡que es idéntico y se viste igual! Con trajes cruzados, chaleco, superelegante, etc. ¡Es idéntico físicamente! No te lo puedes creer. Y cuando entra en un bar y empiezas a charlar con él... la situación es delirante, porque no puedes quitarte de la cabeza que no es Alfonso, sino Edward. O al revés. Una especie de disparate maravilloso que no se puede contar con palabras. O yo no sé. Gracias por el post.
En fin, besos,

ethan dijo...

Sí señora, del Impresionismo de Renoir, con mucho de Realismo Poético y con una historia Naturalista, muy de Zola, al Expresionismo del cine negro de Lang. Muy buen título para dos enormes películas. La duda es cuál de las dos es mejor. Difícil elección. Es más clara en las otras dos cintas cuya historia compartieron Renoir y Lang: "La Bestia Humana" y "Deseos Humanos" (naturalismo de nuevo, y esta vez sí es Zola); me quedo con Renoir y Gabin, aunque la peli de Lang sea otra maravilla negra.
Besos.

El peletero dijo...

Apreciada Vivian, me hace gracia que alguien diga: “Los protagonistas no son héroes ni traidores. Son una pobre gente como usted y como yo”. ¡Oiga!, ¡que yo no soy una pobre gente!, le respondo.

Y me gusta la diferencia que yo siempre resalto expresada en: “Siempre es sincera, miente continuamente”.

Renoir conseguía con una extraña facilidad retratar muy bien la psicología de los personajes, todo fluía siempre como un “río”, un gran meandro.

No es necesario amarlo todo, hoy todo el mundo ama a todo el mundo, debemos ser comedidos en nuestros afectos porque si no lo somos terminaremos siendo “sinceros y mintiendo continuamente”. Una pintura es una historia, sin duda, no necesariamente de amor.

Pocas grandes películas nacen de grandes obras literarias y sí de novelas simples que dan solamente el esbozo general que permite al guionista, productor y director, construir su película.

La “autoría” en el arte es como el nombre en un rostro, y el nombre es también toda una historia.

Saludos.

Vivian dijo...

José Ángel sabe bastante más que yo de cine, Víctor, me consta desde que visito su blog.

Ocurre que aquí comento películas que me gustan, y que además suelen ser sobre directores a los que admiro, y a mí cuando algo me gusta/apasiona, intento conocer todo lo que puedo al respecto, me pasa como con los escritores, cuando uno me apasiona, no sólo intento leer toda su obra publicada, sino que además intento conocer detalles sobre su biografía y las circunstancias en las que se escribió cada uno de los libros, es por eso que en muchas ocasiones he repetido que “da la sensación” de que mis conocimientos cinéfilos son mayores de los que en realidad son, porque de los directores/películas que me gustan suelo saber bastante, pero si me sacas de ahí, soy bastante, bastante ignorante.
Como tú bien apuntas, no se puede saber “de todo” y a mí me gustan demasiadas cosas para saber “bien” de todas ;)

Lo que sí tengo la suerte es de contar con verdaderos cinéfilos de pro entre mis comentaristas, con una cultura cinéfila de esas de quitarse el sombrero.

Me ha encantado que compartas la anécdota a propósito de E. G. Robinson y ese doble con el que departes en ocasiones, a mí también me resultaría “delirante” estar hablando con una persona cuya imagen llevara a mi cabeza el recuerdo de una estrella de cine a la que admiro.

Gracias a ti por compartir la anécdota, por el comentario y por el elogio.

Besos

Vivian dijo...

Me alegra que te haya gustado el título que escogí para la entrada, Ethan, y que coincidas conmigo en opinión al respecto.

Respecto a cual de las dos es mejor película, yo creo que las dos son películas con una calidad incuestionable, y además muestra representativa de la manera de hacer y entender el cine de ambos directores, eso sí, si de gustos personales hablamos, como ya he comentado, yo tengo debilidad por “Perversidad” de Lang.

Respecto a “La Bestia Humana” y “Deseos Humanos”, en esta ocasión sólo he visto la de Lang, pero ya estoy en ello para ver la de Renoir, y después de leer tu comentario, con mayor interés si cabe.

Besos

Vivian dijo...

Jajajaja peletero, me ha gustado tu reacción ante la frase que lanza Renoir al espectador, te imagino en la butaca del cine pensando, pobre gente usted, señor Renoir, no nos meta a todos en el mismo saco jeje...
Aunque, creo que los tiros van, al menos en mi opinión, por aquello de no son más que “simples mortales”, aunque es verdad que cuando ves la película acabas descubriendo que son una “pobre gente” ;)

Sabes, cuando estaba escribiendo la entrada e incluí la frase “Siempre es sincera, miente continuamente” me acordé de ti, y de las últimas entradas que he leído en tu blog, esas en las que planeaba la idea de "sincera mentira".

Es cierto lo que comentas de Renoir, nos muestra la vida de los personajes y la sucesión de acontecimientos en sus vidas con esa naturalidad del fluir de un “río”, gran película por cierto "El Río", supongo que de ahí la referencia.

Nunca me había parado a pensar en el detalle que comentas sobre las adaptaciones literarias, y, ahora que lo comentas, es cierto, desde esa libertad han nacido grandes obras maestras del cine.

Sobre tu última reflexión, no es que crea que el nombre detrás de la obra no merece reconocimiento, sino que creo que hay dos tipos de “creadores”, aquellos para los que su obra está por encima de su ego y aquellos para los que su ego está por encima de su obra, y hay grandes genios en ambos lados.

Saludos

CAS dijo...

Querida Vivian: entro despacito, sin hacer mucho ruido, a oir, a ver con tus ojos y las de tus comentaristas.. aprender siempre está bueno. El cine me encanta, pero no lo he cultivado como aquí se desmuestra. Ahora me llevo estos dos títulos y trato de ubicarlos. No sabés lo que disfruto leyendote. Gracias y abrazos.

Vivian dijo...

Gracias a ti por tu comentario, querida CAS.

Espero que cuando puedas ver las películas que traje al blog y que comentamos entre todos, te gusten tanto como a mí.

No sabes como me alegra saber que te gusta conocer las películas a través de mis palabras y las de los comentaristas.

Un abrazo muy fuerte

Elvira dijo...

"El otro es el joven Dédé y nada más." Muy buena esta frase, aunque cruel.

Me ha encantado tu entrada, Vivian. Y yo que no me descargo películas... no sé por qué, las antiguas no me debería dar ningún reparo. Me apetece mucho ver la segunda. Edward G. Robinson es un gran actor. Yo no sé cuántas películas antiguas vi en la tele de muy joven, es muy probable que viera ésta, pero no la tengo en la memoria.

Besos, Vivian!

Fandestéphane dijo...

Hola Vivian, sólo quiero decirte que ya me está bajando la peli de Fritz Lang, me encanta Edward G.Robinson y creo que me gustará y verlo perder la cabeza por una mujer, puede ser interesante jajaja

Desde siempre me ha gustado este actor y no ha habido ninguna película que me haya decepcionado, espero que esta tampoco...

Buen finde
Besos

Vivian dijo...

Coincido contigo Elvira, es una frase genial, dice tanto con unas pocas palabras, y sí, tiene un trasfondo bastante cruel.

Respecto a “Perversidad” de Lang, creo que te gustaría, conociendo tu gusto por la pintura creo que la disfrutarás tanto como yo.

Sobre bajarse películas, hay algunas que si no fuera por Internet no las hubiera podido ver, porque conseguirlas de otro modo es prácticamente imposible.

Me alegra que te haya gustado la entrada, gracias por comentármelo.

Besos

Vivian dijo...

Hola Fan

Que bueno saber que te interesó la película que comento, creo que te gustará, más aún sabiendo que te gusta E.G. Robinson, su interpretación en esta película es genial.

Espero que te guste, ya me contarás cuando la veas.

Buen finde para ti también.

Besos

Fandestéphane dijo...

Hola Vivian, solo quiero comentarte que aprovechando que hoy ha sido festivo en Barcelona y he tenido algo de tiempo, he visto la película Perversidad.
Me ha gustado mucho -no cabía esperar otra cosa- pues tanto Lang como Robinson nunca me han defraudado.

Con un poco más de tiempo iré repasando tus entradas antiguas, y anotando las que vea que me puedan interesar y no he visto.

Un beso viv

Vivian dijo...

No sabes como me alegra que te haya gustado la película, Fan, es una de esas películas especiales para mí, y en esta ocasión estaba convencida de que también a ti te gustaría, me alegra muchísimo haber acertado.

Muchas gracias por pasarte, a pesar de mi ausencia.
No sabes como me ha alegrado cuando he visto que había un comentario tuyo.

Espero que el resto de recomendaciones que vayas eligiendo también te gusten.

Un beso muy fuerte y, de nuevo, gracias.