UN TRANVIA LLAMADO DESEO ( A Streetcar Named Desire, Elia Kazan, 1951 )

 


Los dolores del alma crean abismos que nos atrapan en una eterna huída infinita. Es inútil la huída cuando se huye de uno mismo.
Abismos donde las lágrimas no mojan y el tiempo no pasa, donde la sensibilidad y la ternura sobreviven en la angustia de una condena en forma de danza macabra; danza macabra con la culpa y el remordimiento, al son de las notas de una polca que resuenan en su cabeza recordándole que es flor marchita de un muerto…
Cuando el alma necesita olvidar y la mente se empeña en recordar el único refugio es el amparo de las sombras, donde la crudeza de su realidad se atenúa y sus recuerdos no olvidados pueden convertirse en realidades soñadas…
Ella busca un tranvía llamado Deseo que la lleve a los Campos Elíseos, pero tendrá que trasbordar en Cementerio.
Sus Campos Elíseos no serán precisamente un lugar de descanso y paz con verdes prados. No encontrará esa paz que su alma necesita para acallar esas notas… Su frágil mente atormentada se quebrará hasta ser sólo pedazos ante la sordidez y la brutalidad de un lugar donde el estruendo de los gritos y la violencia serán más insoportables, y una tortura mayor, que el sonido de esa polca…

Blanche es la delicadeza, la fragilidad de una bailarina de porcelana transparente que el tiempo volvió opaca, con la mirada perdida del que anda buscando aquello que sabe que ya nunca va a poder encontrar… Son tan tristes las miradas tristes de unos ojos que siguen llorando cuando ya no quedan lágrimas…
Su mundo de fantasías de otros tiempos sólo es real en la penumbra, inspirando una cierta ternura, una media sonrisa cómplice que se irá torciendo hasta ser mueca, para acabar en compasión y lágrimas…

Stanley es una escultura griega que bajó de su pedestal y tomó vida enfundándose en una camiseta ajustada. Sus rasgos esculpidos a golpe de cincel de la mismísima mano de los dioses paralizan el corazón y durante unos segundos, al mirarlo, sientes que no respiras. El contraste entre esa belleza y la brutalidad y crueldad que encierra hacen que ese corazón paralizado vuelva a latir, cada vez más fuerte, a golpe de desprecio por un ser que se alimenta de rencor y odio. Desprecio y repulsión ante un hombre con la frialdad y pasividad, frente al sufrimiento ajeno, de una verdadera estatua de mármol.

Y al final, esperanza…
Una mujer que escoge tomar el brazo que le ofrece un caballero y abandonar ese infierno, y otra que con un niño en brazos decide decir No. Esta vez no va a volver, nunca más va a volver….

“Un Tranvía Llamado Deseo” es una película inmensa. Lo es por todos y cada uno de los actores del reparto. Lo es por el ambiente asfixiante de violencia y sordidez que traspasa la pantalla. Lo es por la música del siempre genial Alex North. Lo es por la dirección magistral de Elia Kazan. Y lo es, sobretodo, por un guionista de lujo, Tennessee Williams.

Tennessee Williams sabía de conflictos internos, tal vez por eso sus obras transmiten angustia en clave de verdad.

18 comentarios:

Dana Andrews dijo...

Otra obra maestra, sin duda.

atikus dijo...

Ufff,...esta pelicula es tremenda, es mmmnno se como esos platos que hacen los modernos que mezclan lo salado con lo dulce, vamos una bomba.
Marlon Brando está en su mejor momento, es sim duda uno de sus mejores papeles, la historia es para quemarse los dedos,...en fin una maravilla del cine.


besitos

Vivian dijo...

Pues sí, Dana, una obra maestra.


Tremenda, efectivamente Atikus. Me gustó la comparación que hiciste, mezcla de dulce y salado, de delicadeza y brutalidad…
Coincido contigo, uno de los mejores papeles de Brando, por no decir que esa estética de tipo duro con camiseta ajustada y modales rudos creó escuela.

Besitos

Kinezoe dijo...

Impresionante duelo de titanes (Leigh y Brando), en una película que nos golpea de lleno con toda la dureza y crueldad que a veces manifiestan la vida y ciertas personas.

Me encanta esta película. Y me encantaría Almodóvar si hubiese conseguido llegar siquiera a un tercio del talento que encierra este trabajo... (cosas mías).

Como siempre, Vivian, otra excelente carta de presentación la que nos brindaste en esta entrada. Mis felicitaciones, cinéfila!

Un abrazo.

Yuri Zhivago dijo...

Curiosamente 2Un tranvía llamado deseo" llevaba unos años en el teatro cuando le propusieron a Elia Kazán rodar una película sobre la obra de Tenesse Williams,Marlon Brando interpretó ya el papel de Kowalski en el teatro pero fianlmente lo dejó.
Kazán encargó un guión para esta película pero cuando lo leyó le pareció horroroso así que decidió rodarla " tal cual".
Para enganchar al público le obligaban a incluir en el reparto a una estrella y esta fue Vivian Leigh ya que Brando sólo había participado en una película hasta entonces y precisamente aquí es dónde empezó su fama por sus grandes dotos interpretativas .A Kazán le costó mucho conectar con Vivian,no había feeling hasta pasadas tres semanas pero luego ambos conectaron y salió esa maravillosa película que acabo de recuperar del fondo de mis cajones para ver mañana temprano pues mi memoria solamente ha retenido algunas imágenes con un Brnado marcando músculos en ajustada camiseta y cigarrillo en la oreja.
Besos Vivian y seguiré comentando cuando la vuelva a ver.

Vivian dijo...

Con Almodóvar es que no puedo Kine, ya ves, cosas tuyas y cosas mías, y tiene mucho que ver con una palabra “vulgaridad”, la mayoría de sus películas me parecen ordinarias hasta decir basta, y cuando haces comparaciones es cuando, bajo mi punto de vista, su cine más sale perdiendo, no hay ni una sola película de su filmografía que resista la comparación con ésta, pero ni de lejos.
En esta película se cuentan historias tremendas, la de ella, que acaba trastornándola para no tener que aceptar donde y como ha acabado la “niña bien”, la de él en el trato a las mujeres, brutal y despiadado, cruel hasta rebasar los límites. Kazan consigue hacer una composición de los personajes desde el buen gusto a la hora de rodar y tratar los temas, sin caer en lo soez. Una historia dura, pero que consigue atrapar al espectador, de esas en las que te da un pellizco el corazón, desde la emoción y el sentimiento, pero sin estridencias, una lección de cine para cualquiera que quiera dedicarse a esto.

Muchas gracias por tus palabras Kine, y, no sabes que alegría descubrir nuestra coincidencia con Almodóvar, como con Los Simpson en tu blog, ya pensaba que en esta opinión estaba sola ;)

Un abrazo

Vivian dijo...

No conocía esos datos que comentas sobre el rodaje Yuri, gracias por compartirlos aquí. La verdad es que ésta es una de esas películas que se denominan “de actores”, con pocos escenarios, en esto se nota que es una adaptación teatral, y en este tipo de películas la elección del reparto es crucial, porque al fin y al cabo sobre ellos, en especial sobre los protagonistas, recae el peso de la historia.
Brandon, es Brandon, y aquí empezó a serlo más, sobre Vivien, creo que su participación en “Lo que el viento se llevó” ha eclipsado mucho el recuerdo de su carrera, que, aunque no fue muy extensa en cine, cuenta con interpretaciones magistrales, como en esta ocasión.
Espero tu opinión cuando la vuelvas a ver.

Besos

Myra dijo...

Dices que esta peli es inmensa, a mí lo que me ha parecido inmenso es tu comentario sobre ella. Qué bien describes a los personajes y ese ambiente agobiante. Es que a mí esta peli me produce eso, agobio. Reconozco que es una gran película, pero no la pondría en mi lista de pelis preferidas. Almodovar..no me gusta tampoco. De su filmografía sólo salvaría Volver. Esa sí me gustó. Pero totalmente de acuerdo en lo que dices de su cine. Es vulgar.

UN beso

Vivian dijo...

Muchas gracias Myra.
A mí de Kazan es una de las que más me gusta, y la interpretación de Vivien Leigh me parece extraordinaria.
Respecto a Almodóvar, creo sinceramente que está sobrevalorado, fuera de gustos personales, la mitad de su filmografía no tiene mayor calidad artística que cualquier telefilm de las tardes de sábado, y además de vulgar, durante mucho tiempo sus personajes femeninos destilaban un tufillo misógino que no me gusta nada, todas las mujeres de sus películas eran unas histéricas que no eran nada sin “su hombre” a su lado. Imagina la caricatura que hubiera hecho de un personaje como el de Blanche, en lugar de inspirar ternura y compasión sería un personaje del que hacer mofa.
“Volver” es para mí también la única que me ha gustado, aunque no estaría entre mis películas favoritas. Al final va a tener razón Kine, Dios los cría y nosotr@s nos juntamos jajajaja.

Muchos besos para ti.

Javier Cortijo dijo...

Hola,llegué un post tarde a Jennie, que es una de mis debilidades, pero también me quedo tan ricamente enganchado al tranvía de Kazan y el gordo (incluso cuando estaba delgado) Brando. Una dieta equilibrada: algodón de azúcar y café alquitranado bien cargado. Y con Almodóvar, mejor tener cerca un poco de bicarbonato o sal de frutas. Saludos!

Vivian dijo...

Hola Javier

He de reconocer que estoy sorprendida con “Jennie”, pensé que mis sentimientos y apreciaciones sobre la película tenían mucho que ver con mis gustos, pero veo que personas muy diferentes tenéis esas mismas sensaciones respecto a la película, una grata sorpresa descubrirlo, la verdad.
Me he reído mucho con tus comentarios "dietéticos". El que debe estar tomando bicarbonato debe ser el amigo Almodóvar, al parecer anda de berrinche porque no preseleccionaron su última peli para los Oscar, y eso que ni la crítica ni el público le había dado motivos para pensar que la cosa fuera a ser de otra manera, en fin…

Saludos

fandestéphane dijo...

Ya sabes lo que hay Vivian, cabezón que es uno.
Si la ví, ya ni me acuerdo, pero solo tienes que pedírmelo y la veré.
Pero desde que te visito a ti, a Myra y a Kine
estoy estancado con Audran. Si se entera me mata...

besos con deseo

Vivian dijo...

Si, ya sé lo de tu “estancamiento” fan.
Todas las películas que comento aquí son películas que me gustan y por tanto son películas que recomiendo ver, claro que sólo es una recomendación, que despierten el interés de las personas que leen las entradas es una cosa personal de cada uno, y también tiene que ver con el momento en que cada persona se encuentra, yo soy mucho de ventoleras, de repente veo cuatro películas en una misma semana, de repente pasa un mes sin que apenas vea cine.
A mí ésta me parece una película muy recomendable si en algún momento decides salir de tu estancamiento, temporal o permanentemente.

Besos con la esperanza de despertar tu interés ;)

Yuri Zhivago dijo...

Finalmente Vivian pude sacar un par de horas para viajar en ese tranvía llamado deseo por las calles de Nueva Orleans siempre envuelta en niebla como los personajes de la película.¡Magnífica elección de estos!.
Parece que no han pasado los años y que los "hogares" en los países occidentales tienen mucha similitud "Ni contigo ni sin ti".
Stella-Kim Hunter está preciosa-y Stanley -Marlon Brando-representan ese estilo de matrimonio que tanto luchamos por evitar pero que desgraciadamente sigue ahí vigente con toda la legalidad.
Besos

Vivian dijo...

Me encantó tu comentario Yuri, transmite las emociones que te hizo sentir la película, y ese ambiente que tan bien describes, tan parecido a la situación de los personajes.
Gracias por volver para compartir tus impresiones a bordo de ese tranvía llamado deseo...

Besos

Javier Cortijo dijo...

Por cierto, el martes 20 "echan" Jennie en la Filmoteca (17.30 h.). Estoy por hacer novillos y acercarme al Doré... Saludos

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Inmensa, inmensa

no puedo estar más de acuerdo, ¿quién llegara a esos campos elíseos?

Vivian dijo...

Aysss que envidia Javier, ver "Jennie" en pantalla grande, yo ando fatal de tiempo, todavía no he podido ver ni la de Allen, ni Agora, con decirte que hasta este puente no he podido ver la de Tarantino, que me encantó, el final es muyyyy bueno.
Por cierto, aprovecho para recomendar tu blog, vi que hiciste cambios, una sorpresa todo lo que tienes publicado, lo desconocía, disculpa mi ignorancia, a todos aquellos que os guste leer sobre cine, pasaros por el blog, tenéis donde elegir.
Saludos

Me alegra coincidir en gustos contigo Alabama, aysss, esos Campos Elíseos…

Un saludo y bienvenid@