Aria de la Reina de la Noche (La Flauta Mágica, Mozart)

 


Mi primer contacto con la Opera fue a través del “Aria de la Reina de la Noche” de “La Flauta Mágica” de Mozart.
Fue amor a primera “escucha”, me enamoré del Aria, me enamoré de “La Flauta Mágica”, y me enamoré de Mozart.

“La Flauta Mágica” sería el equivalente de la “Opera Buffa”, en alemán “Singspiel”.
No deja de fascinarme la genialidad del genio, una obra, creada con el fin de solventar problemas económicos propios y ajenos, en un subgénero supuestamente “menor”, contrapunto de la "Opera Seria", a través de su genialidad y creatividad se convierte en una de las grandes Operas de todos los tiempos…

Un prodigio de Aria de coloratura, y un derroche de exhibición vocal.



Paradojas de la vida, algún publicista “lumbreras” decidió convertirla en banda sonora de spot de preservativos. Y digo paradojas porque, una de las “supuestas” causas de la muerte de Mozart que se barajan, es precisamente la sífilis.
Auque últimamente parece que cobra más fuerza la idea de una enfermedad reumática.

18 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

No soy yo muy de óperas, compa Vivian, pero tengo que confesar que ésta -como toda la producción de Mozart, y no sólo la vocal- me resulta fascinante. De hecho, es la única, en mi vida, que he visto representada, y no me canso de oírla. Me alegro mucho de que la hayas rememorado a través de su pieza más conocida.

Un abrazo y buen fin de semana.

Vivian dijo...

Es curioso Manuel, pero eso mismo que comentas lo he escuchado en alguna otra ocasión.
Tiene la música de Mozart una “magia” especial que consigue llegar a la gente, incluso a las personas a las que la música clásica no les interesa especialmente.

Tanto misterio alrededor de su figura, tanta trama, que si Salieri (cortesía de Milos Forman), que si los Illuminati, para mí, el verdadero misterio reside en su música, precisamente en este punto.

Me alegra que Mozart forme parte de nuestros lugares comunes ;)

Un abrazo y buen fin de semana para ti

Elvira dijo...

¡La mejor ópera del mundo!!!! Soy una fan total de Mozart. Y Diana Damrau es una de las mejores Reinas de la Noche.

Antes de conocer La Flauta Mágica no me gustaba la ópera, fue enamorarme de esta obra y se me abrió la posibilidad de disfrutar con otras también. Coincidimos totalmente, Vivian.

Y suerte que no he oído ese spot. Odio que me estropeen mis obras favoritas.

Un abrazo

Vivian dijo...

Como me gusta tu comentario Elvira, perfectamente lo podría haber escrito yo, coincido palabra por palabra con todo lo que has escrito, con exclamaciones de entusiasmo y todo…

Y que casualidad, Mozart nos ha abierto la puerta de la Opera a los tres que por ahora aquí andamos :)

A mí, cuando vi el spot se me juntaron varios sentimientos, una cierta indignación y tristeza.

Un abrazo

Josep dijo...

Déjame, querida, ser la voz discordante: las múltiples y variadas intepretaciones de esa ópera la alejan muchísimo del género de opera bufa, más bien un canto a la supuesta pertenencia de Mozart a la francmasonería, repleta como está de simbolismos esta ópera que, en lo que coincido contigo, es en su grandeza.

Y déjame añadir, siendo cinéfago (Manuel dixit) como soy, que si no la has visto, no puedes dejar de disfrutar de la versión que sobre dicha ópera realizó Kenneth Branagh, una verdadera delicia para todos los sentidos, y con una escenificación más que brillante de esa aria en particular.

Saludos.

Vivian dijo...

Vaya por delante, Josep, que no soy experta en estos menesteres, y que igual me he explicado mal, a ver si ahora lo hago mejor:

La Opera Buffa (en italiano) se caracterizaba por intercalar partes habladas y era considerada en su tiempo un subgénero menor. Sus temas solían ser más dados a la comedia o la tragicomedia.
El equivalente en lengua alemana es el Singspiel, con esa misma estructura y con su misma consideración en la época de género menor, era como la Opera para el pueblo, por decirlo así. “La Flauta Mágica” está considerada dentro de esta categoría. Pero vamos, que son clasificaciones de los entendidos, para mí de menor no tiene nada, me parece una Opera inmensa.
Hice referencia a ello por la entrada que le dediqué a "La Strada" de Fellini, en la que usé el término Opera Buffa.

Respecto a la pertenencia de Mozart a la masonería y que esta obra es un reflejo de ello en sus simbolismos, yo creo que a veces cuando se supone o sabe que alguien era masón se empiezan a ver símbolos en todas partes, que no niego que los haya, que tampoco es un tema del que sepa demasiado.

Me han hablado muy bien de la película de Branagh y tus palabras me animan a conseguirla y verla, gracias por la recomendación.

Saludos

Kinezoe dijo...

Considero que tengo la suerte de no poseer ni los conocimientos ni los prejuicios que habitualmente atesoran los "entendidos" en la materia, y es por ello que disfruto sin cortapisas y como un niño pequeño esta genialidad de Mozart, sin preocuparme del subgénero en que situarla o las influencias que pudiera tener. Sólo sé que es un espectáculo sublime.

Casualidades de la vida, fue precisamente también esta obra mi puerta de entrada al fascinante mundo de la ópera (estoy todavía en el recibidor, me queda mucho por descubrir...).

Un regalo para nuestros oídos lo que dejaste ayer en el blog. Esos famosos sobreagudos de la Reina de la Noche son de auténtico infarto, un portento.

Un mágico abrazo, Vivian.


«Por el poder de la música, atravesaremos alegres la sombría noche de la muerte».
(Pamina y Tamino)
Me encanta esta frase.

fandestéphane dijo...

La expresión "Opera buffa" es sinónimo de Opera cómica. Pero hay estudios del siglo XVII que manifiestan que la risa que nace de lo cómico y la que nace de lo bufo son distintas. La cómica surge del equívoco o palabra graciosa y la bufa de una acción desbordada.
De todas formas, los dos términos fueron poco a poco identificándose a medida que trancurría el siglo XVIII.
En 1718 Alessandro Scarlatti estrenó "Il trionfo dell'onore" la que sería considerada tiempo después como el auténtico arquetipo de la Opera buffa.
Y como tú dices Vivian, hay un parentesco entre ópera cómica y el singspiel alemán, ya que se trata de géneros que desarrollan una acción de carácter doméstico o local (tú haces servir el término para el pueblo).
Entre 1745 aproximadamente y finales de siglo, hubo un incesante movimiento renovador i reformador en relación a la música-drama.
Y Mozart no fue ni lo uno ni lo otro. Fue un compositor genial que
por caminos diferentes planificó sus obras a partir de conceptos netamente musicales y una puesta en escena de una acción dramática determinada.
Y fue cambiando el estilo bufo italiano (La finta giardiniera, 1775)hasta llegar a su primera gran obra maestra (Idomeneo, 1781)
en la que utilizó elementos pertenecientes a distintos géneros operísticos.
Todas las influencias comentadas, sino también las derivadas del "vaudeville" o de la ópera cómica francesa, del intermezzo o del singspiel alemán o vienés, fueron absorvidas por Mozart, que con rara habilidad, consiguió introducirlas en sus obras sin que éstas perdieran coherencia.
Como final de su carrera operística, Mozart escribió "La flauta mágica" en 1791, obra que es considerada como su testamento musical e ideológico.

Vivian, como ya he explicado infinidad de veces en otros blogs, yo no tengo ni idea de tecnicismos musicales y me gustan muy pocas óperas. Todos estos datos y muchísimos más que tengo, son gracias a todos los documentos, libros y archivos que mi padre tenía y que fue reuniendo en su cortísima vida como tenor (lo dejó con 38 años) y en su larga vida en general (86 años).

Jo, Vivian, lo mio es Credence y la Joplin...

Un beso mágico

Angelus dijo...

No soy ni mucho menos un aficionado a la ópera, pero de las que he visto me quedo con "Halka" del compositor polaco Stanisław Moniuszko. Saludos.

Vivian dijo...

Muchas gracias por la información fan.
Sí, ya había leído en algún otro lugar que tu padre fue tenor, debió ser fascinante, claro que, si no te gusta la Opera igual no tanto jeje ;)
Tampoco tiene porque gustarle la Opera a todo el mundo.

Un beso mágico para ti

Vivian dijo...

Definitivamente, no me he explicado, Kine, lo que quería expresar con mi comentario no tiene que ver con la “clasificación” de esta Opera dentro de un subgénero, considerado en aquellos tiempos menor, sino con la asombrosa capacidad creativa y la genialidad de Mozart, que con una obra que creó para salir de apuros económicos y sin pretensiones, consiguió crear una de las más grandes Operas de todos los tiempos.
A mí también me parece una Opera sublime y este Aria en particular un regalo para los oídos.

De verdad me está sorprendiendo descubrir que esta obra ha sido la iniciación a la Opera de muchos de los que pasáis por aquí, y eso es otro punto a favor de Mozart.

A mí también me gusta esa frase.

Un abrazo mágico

Vivian dijo...

No conozco la Opera que mencionas Angelus, o al menos, así de primeras no me suena.
Anoto tu recomendación, la buscaré, a ver que tal.

Saludos

Kinezoe dijo...

No te preocupes Vivian; si te entendí perfectamente. Te explicaste de forma clara y precisa, como es habitual en ti ;-)

Vivian dijo...

Gracias Kine, me alegra saber que sí entendiste lo que quería decir.
Es que, con los comentarios posteriores y las referencias al subgénero no sabía si se había entendido bien.

;)

Gww dijo...

Es una estupenda forma de adentrarse en la ópera (también es cierto que no soy un gran aficionado) y la anécdota del anuncio televisivo da una muestra del mundo en el que vivimos.

Un abrazo.

Vivian dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Gww, una estupenda manera de acercarse a la Opera.
Para algunos de los que por aquí andamos, nuestra "puerta" para acceder a ella.

Respecto a su “utilización” en el anuncio, opino como tú, un reflejo del mundo en que vivimos y los valores que se fomentan, para "vender" todo vale.

Un abrazo

Myra dijo...

Preciosa Aria. Me gusta mucho la ópera. Ya dije en otra ocasión que no soy entendida. Me gustan las que me gustan, no todas. Pero te aseguro que las que me gustan,me apasionan.Me emocionan. He llegado a llorar escuchando alguna. Siempre que hablo de esto, recuerdo la escena de Pretty Woman en la que ella va por primera vez a la ópera. Algo así me ocurre a mí cuando escucho alguna...

Besitos

Vivian dijo...

Volvemos a coincidir, Myra, tampoco soy una entendida y, también las operas que me gustan me emocionan a lo “Pretty Woman” ;)
Pero con “La Flauta Mágica” me pasa algo que no me pasa con ninguna otra Opera, no es sólo emoción, es que consigue transportarme a ese mundo mágico que Mozart recreó.

Besitos