EL HALCÓN MALTÉS (THE MALTESE FALCON, JOHN HUSTON, 1941)

 


Del material con que se forjan los sueños se alimenta la esperanza de un tipo duro que pierde la cabeza por una cara bonita, esperanza en que esa cara bonita no acabe, como presiente, partiéndole el corazón…

Del material con que se forjan los sueños, John Huston elaboró un guión extraordinario, basado en la novela de Dashiell Hammett, con unos diálogos de esos que la memoria retiene, y dirigió una película cuyas imágenes permanecen en la retina, fotograma a fotograma, como fotos fijas de una historia de esas que merece la pena recordar…

Del material con que se forjan los sueños, Huston consiguió con su opera prima una obra maestra, considerada por los entendidos como el inicio de un género entre los géneros, el Cine Negro.
Un género de tipos duros con corazón de gelatina, crápulas y tarambanas, cuyo rostro se intuye entre la neblina de un perenne cigarrillo, tras un sombrero ladeado, en penumbra, entre los claroscuros de la noche, en la que se desenvuelven con mayor habilidad que en la radiante luz del día, esa que con demasiada frecuencia deja ver más de ellos de lo que están dispuestos a admitir.

Sam Spade (Humprey Bogart) es el paradigma de antihéroe de Cine Negro, lobo solitario, de vuelta de todo, bebedor de whisky, fumador compulsivo, con cierta facilidad para meterse en problemas cuando de por medio se encuentra una chica bonita; detective privado de profesión, buscador de la verdad por vocación, con pocos escrúpulos a la hora de aceptar un trabajo, siempre que la cuenta tenga suficientes ceros, pero con un código de honor propio férreo e inquebrantable, aún a costa de esa felicidad que en el fondo anhela su corazón, que lo convierte en eterno perdedor aunque tenga las mejores cartas de la mano.

Brigid O’Shaugnessy (Mary Astor) es la femme fatale por excelencia, cara angelical y pose de mujer indefensa, consciente de que la belleza es una poderosa arma en un mundo de hombres, si se sabe utilizar; manipuladora, fría y calculadora, capaz de arrancarle el corazón a cualquier incauto que caiga en sus redes si es para su propia conveniencia.

Destacar el personaje de Joel Cairo, personaje inquietante donde los haya, que añade intriga a la historia a través de la magnífica interpretación de Peter Lorre.


Por último, entre el sin fin de magníficas escenas, me gustaría hacer mención a la escena final de la película, ejemplo de talento al servicio del Séptimo Arte, donde, sin una sola palabra, Huston nos dice tanto, con un Bogart, viva imagen de la derrota y el desencanto, que alza la mirada para ver, tal vez por última vez, a la mujer que le partió el corazón, mientras las rejas del ascensor se cierran ante el rostro impasible de ella, y él sostiene entre las manos el símbolo de tantos sueños hechos pedazos.

54 comentarios:

Gww dijo...

Maravillosa película. Añadir tan sólo que es un claro ejemplo de que el cine y la Literatura pueden ir juntos de la mano.

Un abrazo.

Vivian dijo...

Me alegra coincidir contigo en esta película, Gww.

Al hilo de lo que comentas, después de haber visto la película despertó mi interés por el libro, y ahora, con tu comentario, el interés aumentó, un ejemplo también de que el cine puede convertirse en la llave que nos abra las puertas de la Literatura, en mi caso no es la primera vez ;)

Un abrazo

Angelus dijo...

Un clásico. Como bien dices, punto de partida de tantas películas, quizás mejores que ésta, pero beben en la fuente de Huston y D. Hammett. Peter Lorre fenomenal, pero también Sydney Greenstreet en el papel del malo. Saludos.

Vivian dijo...

Un clásico, imprescindible para cualquier amante del Séptimo Arte, y del género negro en particular, añadiría yo, Angelus.

Posiblemente haya alguna película que pueda considerarse mejor dentro del género, pero tan redonda, en guión, planificación, secuencias, elección del reparto, es difícil encontrarla.

Por cierto, coincido contigo en opinión sobre Greenstreet, genial “el gordo” :)

Saludos

El peletero dijo...

¿Qué se puede hacer con una cara bonita?, enamorarse de ella, naturalmente, mientras cruzas los dedos para no terminar, como muy bien dices, con la tuya partida en pedazos.

¿Qué se puede hacer con una cara bonita?, ¿ir hasta el fin del mundo tras ella?, ¿morirse?, ¿para qué están las caras bonitas?, ¿qué función cumplen en el cosmos?, ¿son un agujero negro?, ¿o un quasar que emite luz y más luz?

¿Qué se puede hacer con una cara bonita? No sé, pero algo habrá que hacer con ella, ¿no?

Al final al oro siempre hay que pintarrajearlo para esconderlo, como al halcón.

Una buena película que parece mejor de lo que es gracias a los actores. Es cierto, Joel Cairo, es un gran personaje.

Ya era hora que regresaras de tus vacaciones.

Saludos.

Vivian dijo...

Precioso tu comentario, peletero, una suerte de reflexiones perfectamente hilvanadas con el argumento de la película y las cuestiones que plantea.

En lo que discrepo es en tu opinión de que la película parece mejor de lo que es gracias a la magnífica interpretación de los actores, yo lo veo más como una cuestión de sumar que de restar, en mi opinión, una de las grandezas de la película, que hacen que sea lo que es, es precisamente la elección de esos actores y sus excelentes interpretaciones…

El personaje de Joel Cairo es de los que queda dando vueltas en la mente del espectador durante largo tiempo…

No sabes como me ha alegrado leer tu última frase del comentario, saber que en algún lugar del ciberespacio esperabas mi regreso, aunque no todo el tiempo fueron vacaciones, que ya me gustaría, de verdad, muchas gracias por tus palabras, yo también eché de menos leerte durante este tiempo.

Saludos

Angelus dijo...

No es por entrar en polémica (además ahora que celebramos tu regreso blogueril), pero, aunque me gusta mucho esta película, no entraría en mi "top ten" de cine negro. Ni la fotografía, ni la puesta en escena, pueden competir, sin ir más lejos, con "La jungla de asfalto" del mismo Huston. Saludos.

ANRO dijo...

Haces bien en resaltar la última escena de esta gran peli, Vivian, pertenece por derecho propio a la iconografía del Cine, con mayúsculas.
Es curioso que siendo como fue "El Halcón Maltés" la primera peli de Huston fuera capaz de realizar una obra tan brillante. Es un caso comparable al "Ciudadano Kane" deWelles, con la diferencia que la vida profesional, como director, de Huston fue sensiblemente más larga que la de Welles.
Muy buena rentrée compañera. A seguir escribiendo y p'alante.
Un abrazote.

Víctor González dijo...

De acuerdo en que es maravillosa. Hace muchos años que no la veo. Sin embargo sí recuerdo algo que me ocurrió a mi al principio y a más gente entonces que me dijo lo mismo. Y es que la primera y la segunda vez que la vi no entendí ni papa. Ni papa. ¿No le pasó esto a nadie más? Dicho sea sin ánimo de restarle mérito, muy al contrario. Tal vez esa peli (que casi no recuerdo) esté en la línea de mi director favorito, Preminger, cuyas películas la primera vez, como no tomes notas desde el principio...
Un abrazo,

Vivian dijo...

Encantada de “entrar en polémica/intercambiar opiniones contigo”, Angelus.

Para mí ésta sí se encuentra en mi top ten de “Cine Negro”, también “La Jungla de Asfalto” que comentas.
Como he comentado, me parece una película redonda en su concepción y en su realización, respecto a su comparación con “La Jungla de Asfalto”, creo que son concepciones distintas dentro del género, suele ser habitual en este tipo de cine que se note una diferencia entre las películas con protagonistas a uno u otro lado de la ley, en especial se nota en el tratamiento de la luz, pero respecto a la psicología de los personajes y resto de aspectos para mí ambas se encuentran a la misma altura.

Por cierto, me alegra saber que también para ti es motivo de alegría mi regreso, muchas gracias, yo también me alegro de poder volver a leerte en tu blog.

Saludos

Vivian dijo...

Que bueno seguir descubriendo coincidencias contigo Anro, me alegra especialmente que te haya gustado que destaque esa escena y que coincidamos en ella en opinión.

Me gustó la comparación con Welles, nunca lo había pensado, pero ahora que te leo, es cierto, el paralelismo es evidente, con la salvedad de la longevidad en la carrera que destacas.

Me alegra que te haya gustado la entrada, y espero que sigamos departiendo y compartiendo a través de nuestros blogs.

Un abrazo muy fuerte

Vivian dijo...

En primer lugar, me alegra saber que a los dos nos parece una maravilla la película, Víctor.

En segundo lugar, es cierto que es una película de esas que requiere concentración y una atención constante para seguir la trama sin perderse, pero, también es algo que tiene sus ventajas, porque permite sucesivos visionados en los que descubrir cosas de las que no nos habíamos dado cuenta la primera vez, a mí me pasó ;)

Por cierto, no sabía que tu director favorito es Preminger, también se encuentra entre mis favoritos, otra coincidencia más que acabo de descubrir y otro motivo más de alegría ;)

Un abrazo

David dijo...

Hace mucho que no la he vuelto a ver. En su día me gustó. Pero no es una de mis top de cine negro como dices en uno de tus comentarios. Me ha encantado tu reseña, por cierto. Llevabas un tiempo sin aparecer, eh? Ya sé. Todos andamos liadillos.
Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Qué gran escena la que has descrito y has elegido como tu preferida. Desde luego estamos ante un derroche de saber hacer y hacer bien las cosas cuando hablamos de Huston. "El halcón maltés" es una gran película aunque del cine puramente noir. Es una magnífica y curiosa coincidencia que hayamos elegido este día los dos para hablar de una película de Huston. en mi caso he elegido "Cayo Largo", otra grande. Por último añadir que me encanta volverte a encontrar por el universo blog, te había echado de menso en esta ausencia. Un abrazo.

Vivian dijo...

Esto de las listas ya se sabe, David, influyen muchos factores además de la calidad de la película en sí, gustos personales, filias y fobias, y aquí el amigo Bogart y el amigo Huston se encuentran entre mis debilidades ;)

Me alegra saber que tu recuerdo de la película es bueno, y me alegra mucho que te haya gustado la reseña que le dediqué.

Y sí, mucho lío tuve, se me juntó el lío del trabajo y otros menesteres con las vacaciones y decidí retomar el blog con más tranquilidad tras la vuelta, pero yo soy como los malos de las sagas, siempre welvo, no os libraréis de mí tan fácilmente jeje, no, en serio, que me alegra saber que notaste mi ausencia, yo también he echado de menos mis visitas por tu blog, donde siempre voy de descubrimiento en descubrimiento sobre temas interesantes.

Un abrazo

Vivian dijo...

Que bueno que a ti también te parezca digna de destacar la escena que comento, Marcos, creo que es una escena magnífica, de esas que permanecen en la memoria, digna de mención.

Coincido contigo en opinión sobre el gran Huston, y, que casualidad, es cierto, que hayamos coincidido en Huston al tiempo, gran película la que tú elegiste también, y con el mismo protagonista, en cuanto pueda, me paso por tu blog.

Muchas gracias por tus palabras, yo también te eché de menos, a ti y a tus estupendas entradas sobre ese cine clásico que tanto nos gusta a los dos.

Un abrazo

Uno dijo...

Que alegría verte de nuevo por el bloguerío. Se te echaba de menos.
No he vuelto a ver El halcón maltés en muchísimos años pero hoy me has recordado que ya va siendo hora de revisarla. No sabía que era la primera de Huston. Eso es entrar por la puerta grande.

Un abrazo

babel dijo...

Hola Vivian, precisamente hace unas semanas tenía pensado rescatar esta película, una de las imprescindibles del género y como dices, para muchos la primera. Una adaptación magnífica de un género que ya existía e la literatura y que Huston llevó a la pantalla creando escuela. El argumento está magníficamente construido, casi podría "escucharse", pero la fotografía no se queda atrás. Hay una escena larga, 6 ó 7 minutos alucinante. Forjó la figura de Bogart para el resto de su carrera. Y ese final...

Saludos ;)

Elvira dijo...

¡Qué ganas de verla de nuevo, Vivian! Estaba pensando que quizás el éxito de los personajes del cine negro es que claramente tienen sus sombras... y sus luces, por supuesto. Porque los héroes tan perfectos no son creíbles, no nos convencen, no los emocionan.

Besos alegre por tu vuelta

ethan dijo...

Huston andaba preocupado por ese salto a la dirección después de ver que sus guiones eran dirigidos por otros. Se lo preparó todo muy bien. Plano a plano (como hacía Hitchcock); más tarde ya no necesitó ser tan minucioso. Debía temer a la pregunta fatídica del primer día de rodaje: "¿Dónde colocamos la cámara, jefe? Pero, repito, lo tenía todo previsto. Y le salió una peli excelente.
No inventó el género (ya estaba inventado hace tiempo, que se lo pregunten a Gabin, o a Lang entre muchos otros), pero sí inició el mejor ciclo de cine negro que nunca se ha hecho.
Y además un tipo duro comenzó realmente su carrera, gracias a obtener por rechazo de otros ese personaje ya inmortal (luego haría otros similares a su Spade: Marlowe, etc).
Por tanto es el inicio de varias cosas. Es más que una película clásica. Es un hito.

Gracias por volver Vivian.
Muchos besos.

WILLIAMMUNNY dijo...

“Si tienes suerte te caerá la cadena perpetua, si res buenas chica puede que te suelten dentro de 20 años, y yo te estaré esperando.
Y si te ahorcan, te recordaré siempre”.
Algo así le dice Spade-Bogart a Mary Astor (para mi, una femme fatale algo regulera, elegante pero sin mucho sex-apeal ) .
La comparación con la carrera de Welles se puede reducir al buen nivel de su debut, pero siendo como soy un fan de Huston, hay muchos aspectos divergentes. Welles hizo su debut en el cine dirigiendo “Ciudadano Kane”, Huston ya trabajaba en el mundillo, era guionista, había trabajado como actor e incluso ayudante de dirección en algún caso. Welles además hizo una primera película excepcional que eclipsa al resto de su filmografía salvo quizá a “Sed de mal”, aunque haya varias obras maestras en su haber. Huston, sin embargo empezó grandioso pero llego a hacer cosas incluso mucho mejores “El tesoro de sierra madre”, “La jungla de asfalto”, “El hombre que pudo reinar”,…Y por último, Welles no llegó a terminar su última película, con lo que lo último que hizo es la muy interesante, pero no sublime “Fraude”, mientras que Huston se despidió de nosotros con un legado maravilloso y excelso, “Dublineses”.
Huston , el director de los perdedores, es mi director favorito. Me encanta su mundo de personajes sin suerte, sin futuro, un punto honestos, cínicos con buen corazón. Bogart daba el papel perfectamente y la novela de Hammet también. Se le acusa de demasiados giros argumentales o guion enrevesado, lo cierto es que la novela de Dassiel es así (en realidad, creo que la película es más potente). Las tramas argumentales de la novela negra, son complicadas con muchos giros, con personajes que aparecen y desaparecen, nombres y personas que a veces cuesta encuadrar (por ejemplo, “Adios muñeca” basada en la novela de Raymond Chandler, o “Cosecha roja” del mismo Hammet origen de “Yoyimbo”). Es difícil sacar el jugo en una primera visión, en “El halcón maltés” las réplicas de Bogart son tan rápidas que aun estamos digiriendo la primera cuando ya ha dado otras tres y han interrogado a dos sospechosos. Hay gente que dice que es algo aburrida por liosa, cuando yo creo que es puro ritmo sobretodo verbal.
Además, es de esas películas tocadas por la suerte, no sólo es el debut de Huston sino que es la segunda película como protagonista de Bogart que a partir de aquí se convierte en estrella. No olvidemos que Spade iba a ser originalmente George Raft y que la película estaba destinada a ser una serie B, dirigida por un director novel y sin un actor de primera categoría. Después Bogart repetiría con Huston en muchas películas para bien de ambos.
Una gozada de post y una gozada de película.
Por cierto, como desconocía que andabas de vacaciones asocié tu falta de atención a los blog con ocupaciones sentimentales. Me dije, Viv está entretenida con algún amorío y me alegré mucho, tanto como verte regresar.
Besos.

Vivian dijo...

La alegría es mía al verte por aquí, Uno, y al saber que me echaste de menos, yo también te eché de menos a ti y a esas fotos con las que nos descubres otra manera de ver el mundo y a los que por ahí andan ;)

A mí también me sorprendió cuando descubrí que fue su primera película, y sí, eso es entrar por la puerta grande en la dirección, y es que, el talento donde está, se nota.

Me alegra que la entrada que le dediqué a la película haya despertado en ti el interés por volver a verla, es una de esas películas que no te cansas de ver, siempre descubres cosas nuevas, detalles, imágenes, diálogos, que te atrapan.

Un abrazo

Vivian dijo...

Hola babel, estupendo tu comentario, destacando esos detalles que son los que marcan la diferencia entre una buena película y una gran película.

Deseando estoy leer la entrada que le dediques en tu blog, seguro que descubro un montón de nuevos detalles interesantes que desconocía.

Y sí, totalmente de acuerdo contigo, posiblemente lo mejor que le pudo pasar a Bogart en su carrera como actor fue que en su camino se cruzara Huston…

Saludos ;)

Vivian dijo...

Que bueno que la entrada consiguió que te entraran ganas de volver a ver la película, Elvira, es de esas que merece la pena el tiempo invertido en verla.

Estoy absolutamente de acuerdo contigo, son esas sombras de los personajes del cine negro las que los convierten en más cercanos para el espectador, los humanizan, alejados de la perfección casi chirriante de héroes de otros géneros.

Besos, y gracias por la alegría por mi vuelta, a mí también me alegra leerte de nuevo por aquí.

Vivian dijo...

Lo que más me sorprende, Ethan, a propósito de los preparativos de la película que comentas, es que los productores aceptaran el proyecto de un director novel sobre una adaptación que había sido un fracaso en dos ocasiones anteriores, supongo que las pocas pretensiones en el presupuesto tuvieron muy mucho que ver para que “aceptaran barco” ;)

Respecto a lo del género, creo que bajo el término Cine Negro, se engloban un montón de subgéneros, entre ellos, el que inició Huston con “El Halcón Maltés”, como tú comentas inició un ciclo y la película es más que una película dentro de la historia del cine, un “hito”.

Respecto a Bogart, como le comentaba a babel, creo que fue una verdadera suerte para él como actor que Huston se cruzara en su camino.

Gracias a ti por tu comentario, tan lleno de esa sapiencia cinéfila que atesoras y tienes a bien compartir cuando pasas por mi casa, en cuanto pueda, me paso por la tuya.

Besos, muchos…

Vivian dijo...

Ays, William, ahí me has dao con el diálogo que elegiste para encabezar tu comentario.
Sabes, estuve a punto de incluirlo en la entrada, es una verdadera maravilla, pero al final decidí no incluir diálogos esta vez, para que, quienes no hayan visto la película vayan descubriéndolos por ellos mismos.

Respecto al paralelismo en las carreras Welles/Huston, creo que Anro se refería más al hecho de que los dos tuvieron un inicio como directores con una gran obra que prosiguió con una carrera brillante, en contraposición con algunos que empezaron en lo alto para darse el gran batacazo con el siguiente trabajo y no volver a levantar cabeza nunca más.

Estoy de acuerdo contigo en las divergencias que planteas entre ambos y en tus matizaciones respecto a la filmografía de Huston y más concretamente en esa maravilla llamada “Dublineses”, película que, por cierto, vi gracias a una recomendación tuya en aquel foro que frecuentábamos, todavía recuerdo el título de aquel post, “Dublinese, la belleza al paso” ;)

También yo tengo debilidad por Huston y sus “perdedores”, esos tipos duros que consiguen robar el corazón del espectador, y no sólo de las espectadoras en femenino.

Es cierto que la película necesita de toda nuestra atención para no perder el hilo, y que el ritmo de los diálogos es tan rápido que, como bien dices, en un primer visionado el espectador no consigue quedarse con todo, y esa me parece otra de las grandezas de la película, aquello de “si parpadeas, te lo pierdes”, te comentaba antes que estuve a punto de incluir el diálogo que citas en el comentario en la entrada, pero hay tantos y tan buenos, que la entrada hubiera sido más bien una transcripción de los diálogos palabra por palabra, porque no sólo ese merece la pena ser mencionado, aunque sí es el que más recuerdo.

“Es de esas película tocadas por la suerte”, sí, puede que la suerte contribuyera a que el conjunto acabara siendo el que es, pero también tiene mucho que ver el talento de los que contribuyeron en ella, y el acierto del señor Huston a la hora de elegir “sustituto”.

Si hablamos de gozada, una gozada tu comentario, una verdadera gozada leerte.

No sabes como me emociona saber que mi felicidad es para ti motivo de alegría, ya sabes que la tuya para mí también lo es.

Estoy empezando a pensar que tiene usted una bola de cristal mágica, no, no andaba en amoríos, pero sí entretenida con un buen amigo, que también de amistad se alimenta el alma y el cuore ;)

Me alegra que te alegre mi vuelta, y me alegra especialmente leerte por aquí.

Besos

Josep dijo...

Se nota, Vivian, que esas vacaciones te han sentado de maravilla, porque nos ofreces un texto impecable de una de esas películas que uno ve cada tanto para no olvidar la esencia del cine, que es el verdadero material del que están hechos los sueños.

Como ocurre con Casablanca, un cúmulo de circunstancias inesperadas produce un ensamblaje perfecto, y sin dudarlo un instante, la capacidad de Huston de realizar un guión perfecto no es la menos importante de ellas.

Besos y bienhallada de nuevo.

Vivian dijo...

Me alegra que te haya gustado la entrada Josep, gracias por tus palabras, y que bueno descubrir que coincidimos en opinión sobre esta película, como tú comentas, hecha del verdadero material del que están hechos los sueños, en especial, los sueños de los cinéfilos que, como tú y como yo, disfrutamos con películas como ésta cada vez que las vemos.

Es curioso como el talento consigue crear verdaderas joyas del Séptimo Arte sin tan siquiera pretenderlo ;)

Besos y gracias por la bienvenida, y por pasarte por aquí.

Myra dijo...

Hola, Viv. Tengo muy olvidada esta peli porque hace mucho tiempo que no he vuelto a verla. La he ido recordando a medida que te iba leyendo.
Preciosas esas palabras del incio de tu entrada.
Veo que estás leyendo La Sombra del Viento, disfrútala a mí me encantó. Y si todavía no has leído La catedral de Mar, te la recomiendo. Recuerdo que la leí al poco de leer La Sombra del Viento.

Besos

El peletero dijo...

Creo que tienes toda la razón, una película es la suma de muchas cosas, los actores y su trabajo es una de las más importantes, al final el resultado es uno solo, la película concluida. Apreciada Vivian, aciertas plenamente, a veces me pierde el guión, pero él no es nada sin la puesta en escena y los actores que le dan vida.

Es bueno dar la razón.

Saludos.

Vivian dijo...

Si hace mucho que la viste me parece que es una de esas películas que merecen la pena volverse a ver Myra, en especial en un día nublado como el de hoy, no sé si por ahí también os amaneció así.

Gracias por tus palabras, sabes que siempre me alegra y emociona saber que te gustó lo que escribí.

Es curioso como se llega a algunos libros, había escuchado hablar sobre “La Sombra del Viento” pero nunca me había llamado la atención al punto de interesarme por leerlo, ya sabes mi querencia por mis adorados “escritores muertos”, pero la recomendación me vino de alguien que me sorprendió al hacerlo, no sé, no me imaginaba que le gustara este libro, no por nada, sino porque suele leer best seller pero que andan por otros derroteros.
Voy por las primeras páginas, y, lamentablemente me toca leerlo a ratitos, que es una manera de leer que odio, pero en fin, ahora que sé que te sumas a la recomendación lo leeré con una atención más especial, cuando lo termine te cuento, y anoto tu siguiente recomendación.

Besos y gracias, por tus palabras y por pasarte, siempre es una alegría tenerte por aquí.

P.D: Veo que cambiaste la imagen de tu perfil, me gusta, muy “tú”...

Vivian dijo...

Querido peletero, me alegra enormemente saber que, en esta ocasión, te "sumas" a mi teoría de "sumar", no tanto por lo que tiene de “darme la razón” como por lo de encontrar puntos comunes entre los dos :)

Saludos

salvadorpliego dijo...

No he tenido el gusto de verla y soy muy aficionado a ver películas. La anotaré en mi lista.

Un fuerte abrazo para ti.

Vivian dijo...

Si no la viste, te la recomiendo, Salvador, es una película que merece la pena.

Sabes, en cierta manera, tiene mucho de poético el Cine Negro, ese que habla de corazones solitarios que luchan por encontrar su camino en la oscuridad de la noche, con ese toque melancólico que caracterizó desde siempre a los románticos, y es que, al fin y al cabo, Sam, el protagonista de esta historia, no deja de ser un romántico sin remedio…

Un abrazo muy fuerte para ti y encantada de leerte por mi casa de nuevo ;)

Gustavo Calderón dijo...

Esta sí la vi, Después de Casablanca, y antes del tesoro de sierra Madre y la de los camioneros. Bogart ejerce un especial magnetismo pero sobre todo la gente que estuvo diciéndole, detrás de cámaras, lo que debía o no, jugando con el claroscuro y las palabras.
No sé si es una coincidencia, pero esa escena final describe un poco el maravilloso instante de la ignominia, el desencanto, el abandono, presa apetecida por mí para engendrar esos pequeños mostruos que sueles ir a leer a mi espacio. Vivian, una gratitud enferma de adoración te dejo. Un beso, una flor aunque sea sólo en palabras.

Vivian dijo...

Gran terna la que forman las películas que comentas, Gustavo.

Me gustó tu manera de describir el personaje de Bogart y los méritos de quienes nos regalan las historias pertrechados detrás de las cámaras, y me gustó especialmente tu manera de describir esa escena final que veo que en ti caló tan hondo como hizo en mí ;)

Sabes que soy una ferviente admiradora de esos monstruos que toman vida y forma a través de tus palabras en tu blog, y que surgen de la inspiración, esa misma inspiración que llevó a Huston a crear esa maravilla de escena.

Gratitud, la mía, gracias por dejar tus palabras en mi espacio, te devuelvo un beso perfumado y me quedo disfrutando del aroma imaginado de esa flor :)

P.D: Copié el mensaje, el original lo habías escrito en la entrada de Silvio.

calamarin dijo...

Hello, la verdad es que si, últimamente andabas desaparecida de la red, espero que no haya sido por nada malo... Me alegra volver a leerte. besitos.

María dijo...

Hola, Vivian:

Me alegró mucho volver a leerte, de nuevo, y veo que has cambiado de look al blog, te quedó genial, si es que está bien renovarse.

Me alegró mucho tenerte, de nuevo, por mi blog, muy agradecida, Vivian.

Espero que tu paréntesis haya sido para descansar y que te encuentres bien.

Esta película es un clásico de cine, para no olvidar.

Indudablemente, los actores dicen mucho para que se transforme en una buena película.

Un beso grande, Vivian.

Fandestéphane dijo...

Pues tampoco he visto esta película Viv, pero después de todo lo que acabo de leer, no tengo más remedio que verla.

Me alegro que estés leyendo La sombra..., te atrapará y seguro que los ratitos que le dediques se irán haciendo más grandes. Yo ya he votado para recomendarla.

Un beso

Vivian dijo...

Hello Darling ;)

A mí también me alegra volver a leerte calamarín, por aquí, y por tus fascinantes y elegantes blogs :)

No ha sido por nada malo mi ausencia, sólo escasez de tiempo libre para dedicar a Internet, muchas gracias por el interés…

Besitos

Vivian dijo...

Hola María

También para mí es una alegría tenerte por aquí y volver a disfrutar de las entradas que escribes en tu maravilloso blog.

Que bueno que te gustó el cambio de look, gracias por comentármelo.

Como le comenté a calamarín, no fue por nada malo que estuve ausente, gracias a ti también por el interés.

Respecto a la película, veo que estamos de acuerdo, me es grato ir descubriendo coincidencias cinéfilas contigo :)

Un beso muy grande para ti y gracias por pasarte y dejar un comentario.

Vivian dijo...

En esta ocasión, Fan, creo que no me arriesgo si te digo que estoy convencida de que te va a gustar la película.
Es la vez en la que más segura estoy de que una recomendación cinéfila mía puede entrar dentro de tus gustos, espero que sea así, y que, cuando el tiempo libre te lo permita y la veas me comentes que tal te pareció, sabes que me interesa conocer tu opinión sobre las recomendaciones que por aquí voy haciendo.

No sabía que habías leído este libro, la verdad es que, ahora que lo pienso, hemos hablado poco de literatura tú y yo, una asignatura pendiente a la que espero podamos poner remedio en algún momento ;)
Tus palabras son un motivo más para aumentar mi interés por el libro, y, muchas gracias por votar en la encuesta.

Besos

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Una de mis películas favoritas del género negro. Bogart está insuperable: no se puede ser más elegantemente viril, sin estridencias, sin gestos. Y Lorre, memorable.
Saludos.

Vivian dijo...

Que bueno descubrir que es una de tus favoritas dentro del Cine Negro, José Ángel, también se encuentra entre las mías.

Suscribo tus palabras sobre las interpretaciones de Bogart y Lorre.

“Elegantemente viril”, me gustó especialmente…

Saludos

RGC dijo...

Grandísima película, grandísima obra de Hammett... y excelente post
Espero que te animes a preparar una entrada sobre Barbara Stanwick.
Un saludo RGC

Vivian dijo...

Veo que compartes entusiasmo conmigo por la película RGC, también hizo que despertara en mí el interés por Hammett, en breve espero poder saldar mi deuda con su obra.

Gracias por el elogio y por la confianza en mí respecto a la entrada sobre la grandísima Stanwick, anoto la propuesta ;)

Un saludo y bienvenid@ a mi blog.

Irene dijo...

¡Hola Vivian! he encontrado tu blog y me parece muy interesante. Con tu permiso te enlazaré en el mío :)
No puedo opinar mucho sobre esta película. La he visto pero hace muchísimos años, cuando aún era una adolescente. Tengo pendiente revisitarla. Pero iré mirando tus entradas anteriores porque poer lo que veo merecen la pena.

Un saludo. Irene

Vivian dijo...

Hola Irene

Si te gusta el cine clásico, y, en especial el Cine Negro, te recomiendo que la vuelvas a ver cuando tengas un ratito, es de esas pelis que merecen la pena y que se redescubren visionado tras visionado.

Que bueno que tus ciberpasos te llevaron hasta aquí y te gustó mi blog, muchas gracias por tus palabras, y por dejar un comentario, y por enlazarme, yo también te enlazo.

Un saludo

CAS dijo...

querida tocaya, hace mucho la ví, y creo que me vendría bine verla nuevamente para entenderla mejor. Tendré que regresar para leer con más detenimiento los comentarios de tus visitantes y los tuyos en particular que no tienen desperdicio.Es un gusto como nos atiendes además de lo que uno recibe en pareceres y conocimientos.

Vivian dijo...

Que bueno leerte de nuevo por aquí, querida CAS…

Si tienes pensado volver a verla, permíteme una recomendación, elige un día lluvioso, uno de esos que tan maravillosamente describes en tus poemas, me parece el escenario perfecto para volver a disfrutar de la película :)

El gusto es mío, el de contar con comentaristas como los que tengo la suerte de tener en el blog, como tú, muchas gracias por tus palabras.

Un beso

Fandestéphane dijo...

Por exigencias del guión jajaja he tenido que ver la película. No lo había hecho porque Bogart no es santo de mi devoción, pero como te he dicho la he tenido que ver, pues Stéphane Audran intervino en un remake titulado El halcón negro (The black bird en EEUU)con George Segal en el papel de Sam Spade.
Y en la próxima entraga de la serie que publico me toca hablar de esta película.

Lógicamente, El halcón maltés de Huston es una gran película, y Bogart me ha parecido mucho mejor actor de lo que me imaginaba, y si siempre lo he criticado ha sido tanto por lo que hacía como por lo que dejaba de hacer, que podía haber sido mucho más. Pues bien, en el papel de Sam Spade, le he encontrado lo necesario para tenerlo en consideración, como es una buena profundidad temática, unos rasgos intencionados de humor y una impecable presencia escénica.

Quiere señalarte que en el papel de Iffie, la secretaria de Spade, lo interpreta Lee Patrick en las dos películas, eso si, con 34 años de diferencia.

Es un placer ver las películas que me recomiendas y un privilegio comentar en tu blog.

Besos... unos cuantos siempre vienen bien.

Vivian dijo...

Me alegra que tu Audran te haya llevado a ver esta obra maestra del cine negro, Fan, y me alegra doblemente que te haya gustado.

Me gustó mucho tu manera de describir la interpretación de Bogart, coincido palabra por palabra con tu opinión al respecto.

Desconocía lo del remake que mencionas, me llamó la atención especialmente lo que comentas del papel de Iffie, más aún con esos 34 años de diferencia, despertó mi curiosidad por la película, eso sí, esperaré a leer la entrada en la que incluyas su reseña para conocer más de ella, así tengo más base para decidir verla o no, que ando escasa de tiempo y no puedo ver todo lo que me gustaría, así que tengo que seleccionar ;)

El placer es mío, de tenerte por aquí, y de conocer tu opinión sobre las películas que voy comentando en el blog.

Besos, muchos…

Lluís Salvador dijo...

Gran reseña.
Del material con que se forjan los sueños...
Cierto. Y adecuado. Porque es una frase que no figura en la novela, y sí es propia de la película de John Huston, que sólo por eso ya alcanza categoría literaria, cuando las películas, además de imágenes eran literatura.
Un saludo!

Vivian dijo...

Me alegra que te haya gustado la reseña, Lluís, gracias por el elogio.

Creo que esa frase encierra la esencia de la película, es fascinante como se puede decir tanto con unas pocas palabras, el broche perfecto para un guión que, como tú bien comentas, alcanza la categoría de literatura.

Cuánto se echa de menos en el cine actual, en demasiadas ocasiones, esos guiones trabajados y cuidados.

Un saludo!