BILLY WILDER

 


Existen escenas, frases, diálogos y películas, que se han ganado un lugar en la historia del cine por derecho propio.

"Marilyn encima de un respiradero del metro, con el vestido ascendiendo sobre sus piernas".
Escena que se rodó ante veinte mil personas de público, provocó un caos circulatorio y una crisis matrimonial entre Joe DiMaggio y Marilyn. Pero sobretodo, que inmortalizó a Marilyn Monroe.
( La tentación vive arriba, 1955)

"Norma Desmon bajando por una escalera, mientras interpreta el último papel de su vida"
"… Esta es mi vida, siempre lo será... No hay nada más, sólo nosotros, las cámaras, y toda esa gente maravillosa en la oscuridad... Sr De Mille, estoy preparada para mi primer plano..."
( Gloria Swanson, El Crepúsculo de los Dioses, 1950)

"¿Por qué no disparaste otra vez, nena? No digas porque me amaste todo el tiempo"
"No, nunca te he querido, Walter, ni a ti ni a nadie. Estoy podrida hasta la médula. Te utilicé, como has dicho sólo has sido eso para mí... hasta hace un momento...cuando no he podido disparar por segunda vez"

( F. MacMurray y Barbara Stanwyck, Perdición, 1944 )

"Soy un hombre"
"Bueno, nadie es perfecto"

( Jack Lemon y Joe E. Brown, Con faldas y a lo loco, 1959).

El 22 de junio de 1906, en Sucha, pequeña localidad del Imperio Austro-Húngaro, actualmente en Polonia, nació un genio. Fue gigoló (acompañante de baile), periodista, guionista, director...
Tuvo que abandonar su país, como muchos otros, cuando los nazis empezaron a decidir quien era digno de conservar la vida y quien no. Acabó en EEUU, donde colaboró en guiones de películas como "La octava mujer de Barbazul" (Ernst Lubitsch, 1938), "Medianoche" (Michael Leisen, 1939), "Ninotchka" (Ernst Lubitsch, 1939), "Bola de fuego" (Howard Hawks, 1941).

Como director, consiguió alcanzar la cumbre, en cada uno de los géneros que incursionó: Comedias geniales, como "Con faldas y a lo loco" (1959), una obra maestra del cine negro, "Perdición" (1944), estuvo a la altura del mismísimo Hitchcock, "Testigo de cargo" (1957).

Reflejó su opinión, su visión ácida e irónica, con un cinismo elegante, sólo al alcance de mentes privilegiadas, sobre multitud de temas.
Criticó el American way of life, "El Apartamento" (1960). Retrató a la perfección las miserias de Hollywood, "El crepúsculo de los dioses" (1950). Mostró a la perfección la falta de ética, moral e incluso de los más elementales sentimientos, como la compasión, en el mundo del periodismo, "El Gran Carnaval" (1951), "Primera Plana" (1974).
Nos adentró en el oscuro mundo del alcoholismo, con una película angustiosa y angustiante, hasta llegar a convertirse en claustrofóbica en determinados momentos, "Días sin huella" (1945).
Realizó la más deliciosa, maravillosa y encantadora adaptación del cuento de Cenicienta, "Sabrina" (1954).

Una vez me preguntaron, ¿por qué Wilder? Podría llenar páginas y páginas sobre todas y cada una de las películas de su filmografía (hasta de las que tuvieron malas críticas); sobre su biografía, sobre sus famosas frases ( citas), que más que frases son sentencias (eso sólo lo puede hacer un genio). Sus películas contestan a esa pregunta mucho mejor que cualquier cosa que yo escriba.
En realidad, alguien contestó a esa pregunta hace mucho. Cuando Wilder estrenó "Perdición", Alfred Hitchcock le envió el siguiente telegrama:
“Desde Perdición, las dos palabras más importantes en el mundo del cine son Billy Wilder"

Dicen que en todos sus rodajes, Wilder tenía un cartel que ponía ¿Cómo lo haría Lubitsch? Si me hubiera dedicado a esto del cine (afortunadamente para el Séptimo Arte no es ni será el caso) mi cartel pondría ¿Cómo lo haría Wilder?

Gracias, Señor Wilder (1906-2002)

Lecturas recomendadas:
“Nadie es perfecto”, Hellmuth Karasek. Ed. Mondadori.
“Conversaciones con Billy Wilder”, Cameron Crowe. Alianza Editorial.

18 comentarios:

Yuri Zhivago dijo...

En mi letrero pondría como lo haría John Ford o como lo haría Fellini sin desmerecer a Wilder que ocupa un lugar especial en mi lista y no hace mucho que disfrute de la compañía de J.Lemmon en su apartamento ¡vaya juerga!.
Saludos Vivian desde el otro lado de la pantalla.

Vivian dijo...

Ford o Fellini son también palabras mayores, suelo decir que, para mí Wilder es Dios, pero que, en esto del cine no soy monoteísta, y sin duda estos dos que nombras estarían en mi “Olimpo de Dioses” particular.
El "Apartamento" es una de esas joyas que nos regaló Wilder, una juerga agridulce ;)

Un abrazo y bienvenido Yuri.

molano dijo...

Grandes directores hay unos cuantos pero en mis preferencias también Wilder está por delante. Qué dificil debe ser hacer que parezca fácil un trabajo que sin embargo nadie después ha sabido igualar.
¿Puedo decirte algo? Ese berengena de fondo con la letra negra hace endiabladamente dificil leer desde mi ordenador. ¿Alguien mas lo ve así?
Lo digo porque me gusta leerte.
Un abrazo

Vivian dijo...

Creo que has mencionado justo una de las claves de Wilder, hacer aparentemente fácil lo difícil, en especial en la comedia. Siempre he pensado que es mucho más difícil hacer reír que hacer llorar, más aún hacer reír de una manera inteligente.

He cambiado el color a otro tono y el negro por el azul en el texto, espero que así se vea mejor, gracias por comentármelo, y aprovecho para decir a los que paséis por aquí que cualquier sugerencia será siempre bien recibida.

Me alegra que te guste leerme, gracias, a mí también me gusta tu blog, además casi siempre consigue sacarme una sonrisa, y eso, como comenté, me parece una habilidad digna de admiración.

Un abrazo

Gww dijo...

Comparto tu gusto por Wilder porque como dice Molano, logra hacer evidente lo que paercía oculto hasta entonces. Y es la pruena de que un buen guión (como señalas, fue guionista antes que director) es la base sin la que una película se desvanece en el maremagnum de los estrenos y el marketing.

Por ello, sus historias, tan humanas y próximas siguen emocionándonos.

Un abrazo.

Vivian dijo...

No recuerdo bien ahora si fue Wilder u otro guionista el que dijo aquello de “Decidí hacerme director de cine después de ver como otros directores destrozaban mis guiones”, y es que, creo como tú, que la clave de una buena película está en un buen guión, y si además el guionista es a la vez el director, el resultado suele ser mejor, porque transmite en imágenes exactamente lo que pensaba al escribir las palabras y eso, se nota.

Un abrazo

ethan dijo...

De los libros que nombras he leído el de Cameron Crowe, no está mal, pero es algo desordenado; quiere emular al de Truffaut con Hitchcok, pero se queda sólo en el intento. Lo mejor: lo cascarrabias que es Wilder y lo inteligente, y por supuesto las anécdotas de los rodajes.
Y ahora de pagano a pagana:
¿Cuál es la peli de Wilder que más veces has visto? (no tiene por qué ser la mejor). La mía: "El Crepúsculo de los Dioses". La que más me gusta: "Perdición" con "El Apartamento" pisándole los talones.
Besos.
P.D.: ¿No huele por aquí a madreselva?
Más besos.

Kinezoe dijo...

Fue sin duda uno de los más grandes. Me encanta su cine; es ingenioso, divertido y de un dinamismo y vitalidad tremendas. Supo siempre rodearse de los mejores y eso se nota en pantalla.

Muy bueno el repaso que hiciste sobre su obra, Vivian. Entre mis películas favoritas brillarían con especial intensidad Perdición, Con faldas y a lo loco y El Apartamento. Aprovecho también el comentario para reivindicar una de sus "obras menores" (yo no haría tal distinción, por lo menos en este caso): Bésame, tonto.

Ya sea porque la protagoniza un genial Dean Martin, o porque luce espléndida una sensual Kim Novak como contrapunto perfecto al gran Dino, la cuestión es que esta peli me chifla. Puro divertimento.

Te animo a que continues hablándonos de cine; se te lee con mucho interés. Enhorabuena por tu nuevo blog y, que siga el espectáculo!

Saludos.

Vivian dijo...

Yo leí los dos Ethan, y me gusta más el de Karasek, creo que está mejor estructurado y además profundiza mucho más en las opiniones de Wilder no sólo sobre sus películas sino también sobre su andadura en Europa y EEUU y sobre el mundo del cine en aquellos tiempos, de hecho me pareció muy interesante descubrir como se realizaron esas asociaciones que acabaron en la creación de los grandes estudios.
De pagana a entendido(no me sea usted modesto)
La película que más veces he visto es “Sabrina”, de hecho me sé hasta los diálogos. Hay personas que cuando están tristes les da por ver pelis o escuchar música todavía más triste, yo prefiero en esos momentos ver pelis con finales felices.
La que más me gusta, me resulta casi imposible quedarme con una, porque depende del momento te diría una y al día siguiente posiblemente te diría otra, aunque las que tú nombras tienen un lugar destacado segurísimo.

Ays, ese olor a madreselva, y esa pulsera en el tobillo…

Besos, muchos

Vivian dijo...

En el fracaso comercial en su momento de “Bésame Tonto”, tuvo mucho que ver que la clasificaran C, y el discurso incendiario de un reverendo de la época en contra de la película y su supuesto ataque a la moral. Coincido contigo en que es una película cien por cien recomendable.

Aprovecho para recomendar otra que también se suele mencionar poco “La vida privada de Sherlock Holmes”, no sé porque, pero esa película siempre me ha recordado a Mankiewicz…

Me gusta la selección de tus favoritas, es que a mí me gustan todas, jeje…

Gracias por tus palabras de ánimo Kinezoe, por ahora sólo lo creé para guardar mis “cosas de cine”, pero quién sabe, igual más adelante…

Saludos

Uno dijo...

Trueba cree en B.Wilder. Yo, como ateo, creo en El crepúsculo de los dioses.
Super post.
Amenazo con volver.

Vivian dijo...

Grande, “El Crepúsculo de los Dioses”, muy grande…
Entiendo perfectamente que creas en ella, yo también ;)

Bienvenido Uno, espero que cumplas tu amenaza, estaré encantada de tenerte por aquí.

atikus dijo...

No sé con que peli o guión me quedaría de este genio tiene tantisimas obras maravillosas, eso sí le doy gracias por hacerme tantas veces feliz, a él y a su maestro Lubitsch, otro al que le debemos un montón....que haríamos sin estos genios!!!...pufff!!!

bueno yo aburrirme jaja!!!;)

Vivian dijo...

Como he comentado más arriba, yo tampoco sabría con cual quedarme Atikus.
Y, como tú bien comentas, es para darles las gracias a los dos. La de buenos y “malos” (entrecomillados, por supuesto) momentos que nos han hecho pasar gracias a su genialidad…

Y encima son el remedio para el aburrimiento, si es que no se puede pedir más…

;)

C.C.Buxter dijo...

Qué voy a decir yo de Wilder, con este nombre... "El apartamento" es mi película preferida (en dura pugna con "El padrino"), pero creo que no hay una sola de sus películas que no me hayan gustado. Quizá "La tentación vive arriba" ha quedado anticuada, así como parte del humor de "Traidor en el infierno", pero sus películas son prodigiosas. Qué decir de "Sabrina", de "Con faldas a lo loco", de "Uno, dos, tres". También hay que reconocer el mérito al gran ayudante de Wilder, I.A.L. Diamond; ambos hicieron algunos de los mejores guiones de la historia del cine. El momento en el que C.C. Baxter se mira en el espejo roto de la señorita Kubelik es simplemente magistral.

Por cierto, ¿qué decía Wilder de Austria? Que había tenido la habilidad de hacer pasar a Mozart por austríaco y a Hitler por alemán. Genial :-)

Vivian dijo...

De verdad pienso que no hay ni una sola película mala en su filmografía Buxter, ni siquiera menos buena, otra cosa es que algunas sean auténticas “obras maestras del cine”.
Respecto a “Traidor en el infierno”, aunque fuera sólo por esta secuencia

http://www.youtube.com/watch?v=INPNyNivNWA

para mí ya merecería la pena ver la película, toda una escena musical en medio de una película bélica, sin que chirríe, y la magnífica manera en que resuelve el enigma, con ese Holden mirando en la pared la sombra de la bombilla balanceándose, sencillamente genial.
Holden es otra de mis debilidades, también hay que decirlo ;)
Aprovecho para recomendar otra película que no suele citarse mucho “Cinco Tumbas en el Cairo” con ese pedazo de Erich von Stroheim haciendo de Rommel.

Me alegra leerte por aquí y compartir contigo admiración por Wilder, y, me sumo al reconocimiento a Diamond.

La frase sobre Austria y Alemania, sencillamente genial, como lo era él (sólo un lapsus,Beethoven, era Beethoven ;)

Un saludo y, bienvenido.

C.C.Buxter dijo...

Es verdad, la forma en la que Holden descubre quién es el traidor es muy buena. Las películas de Wilder están llenas de momentos como esos, en los que los objetos pasan a tener una importancia imprevista. En "Perdición" pasa algo parecido con las cerillas...

Es verdad, es verdad: Mozart sí que era austríaco :-)

Vivian dijo...

Y por eso nos gustan tanto sus películas...

;)