Leaving Las Vegas ( Mike Figgis, 1995 )

 


“Sabes que soy un borracho y yo sé que eres una prostituta. Quiero que sepas que soy una persona a la que eso no le disgusta, lo cual no significa en modo alguno indiferencia, no es eso, es que confío en ti y te acepto como eres.”

Encontrar a una persona a la que querer y que te quiera, a la que necesites y que te necesite, que te acepte como eres. Posiblemente uno de los elementos fundamentales para conseguir atrapar esa escurridiza palabra llamada felicidad.
Y ellos dos lo tienen, se tienen el uno al otro, se quieren, se necesitan y se aceptan, sin intentar cambiar al otro. Pero… Siempre hay un pero en eso de la felicidad. Las cosas nunca son tan fáciles como pronunciar unas palabras en las que se cree cuando se dicen pero que las circunstancias acaban volviendo en nuestra contra.

Y en los breves momentos de lucidez dentro del delirio permanente en el que ha convertido su vida la imagen de ella con otro despertará esa mente aturdida por el alcohol de su letargo para golpear duro en el mismo lugar donde otros golpes antes ya habían dejado su huella, y sentirá un dolor demasiado parecido a aquel otro dolor que le persigue y le llevó a convertir sus recuerdos en cenizas y a emprender un viaje sin retorno a Las Vegas.

Y ella le hará un regalo que sólo un amor incondicional podría hacerle, pero descubrirá que en el amor el sufrimiento del otro duele más que el propio sufrimiento. Y su extraordinaria fortaleza, esa que la ha llevado a no dejarse vencer a pesar de humillaciones y vejaciones de quienes creen que pagar por un cuerpo es comprar su dignidad, se quebrará como aquella mesa de cristal cuyos pedazos la devolvieron a la realidad despertándola de la ilusión de un sueño. Y comprenderá que no es posible asistir como impasible espectadora a la autodestrucción agónica y degradante de la persona a la que se ama, y deseará que no beba, y en su intento inútil por ayudarle descubrirá que ni siquiera el amor sirve para salvar a alguien que no quiere ser salvado….

El problema no es que ella sea prostituta, ni que él sea un borracho. El problema no es que en esta ocasión el amor no basta. El problema es la vida, que a veces es muy puta, y cruzó sus caminos demasiado tarde, cuando él ya había decidido ir a morir a Las Vegas…


Basada en la novela autobiográfica de John O’Brien, “Leaving Las Vegas” es de esas películas que te hacen sentir un pellizco en el estómago y te dejan con el regusto amargo de haber asistido a una historia de amor que en realidad nunca tuvo opción de serlo, a una oportunidad de felicidad perdida…
John O’Brien nunca vio la película, se suicidó en Abril de 1994.

Sugerente, envolvente, enternecedora, conmovedora, por momentos agridulce, mención especial para la magnífica banda sonora.

30 comentarios:

Kinezoe dijo...

A pesar de la manifiesta animadversión -justificada o no- que siento hacia su protagonista, Nicolas Cage, prometo echarle un vistazo a esta película.

El caso es que siempre me atrajo su argumento, pero Cague, perdón Cage... Mmmhhh, no sé, quizá haga bien dándole una oportunidad, al menos en este título... Me hiciste dudar ;)

Vivian dijo...

Entiendo tus reticencias Kine, porque la carrera de Nicolas Cage en los últimos tiempos es para echarse a llorar, pero en esta ocasión creo que te sorprenderá, está genial, para mí, posiblemente el mejor papel de su vida, y Elisabeth Shue está impresionante.

Me alegra haberte hecho dudar y espero que cuando la veas me comentes que te pareció, se aceptan todas las opiniones…

;)

Myra dijo...

Me pasa como a Kine, Cage me tira un poco para atrás. Creo que no he visto la película pero te digo una cosa, Viv deberías escribir guiones, o novelas o yo no sé qué, pero algo. Me ha encantado esta entrada. Ya sé que contigo soy algo repetitiva pero es que es la verdad, consigues emocionarme. Cómo se puede tener esa sensibilidad para ponerle letra a los sentimientos. Te admmiro y hasta, por qué no reconocerlo, te envidio. Eres la leche, con perdón.

Un beso, Viv.

Vivian dijo...

Como a Kine, te digo Myra, que con la trayectoria que lleva últimamente Cage, entiendo las reticencias.
En tu caso, pensaba que tendrías un poco más de fe, teniendo en cuenta nuestra debilidad por “Hechizo de Luna”, dale una oportunidad, aunque sólo sea porque formó parte de una de “nuestras” películas.

Creo sinceramente que esta película te gustaría. No es una película amable, más al contrario, es una película dura, por los temas que trata y el ambiente en el que estos temas se desarrollan, pero tiene un transfondo de esos que llegan al corazón.

Y, de repetitiva a repetitiva, muchas, muchas, muchas gracias por tus palabras, y por tu fe en ellas, de verdad me alegra cada vez que leo que mis palabras consiguen emocionarte y me emocionan todos los elogios que les dedicas.
Ahora estoy en un momento “vagancia” respecto a escribir, y me pasa algo muy raro, cuando leo estas entradas que escribí hace tiempo me entra una sensación extraña, como si las hubiera escrito otra persona, no sé, es muy raro, es como cuando escuchas tu voz grabada y no la reconoces como tu voz…

Ah, por cierto, sé que piensas que no es así, pero cada una de las entradas que tú escribes en tu blog transmiten esa misma sensibilidad que tu ves en las mías, aunque tú no lo veas, aunque tú no lo creas, es así…

Muchos besos para ti, y, de nuevo, gracias.

ANRO dijo...

Vamos por partes, Vivian, porque acabo de venir de Las Palmas (yo vivo cerca del aeropuerto) y veo que has escrito dos posts más que interesantes.
Leaving Las Vegas es una película genial que dejó tocados a los dos protagonistas. Quiero decir que Nicolas Cage (coincido con Kinezoe) nunca estuvo tan acertado y bien que mereció el oscar. A Elizabeth Sue le pasó otro tanto de lo mismo. Después de esta peli no hizo nada demasiado decente salvo "Desmontando a Harry". Hace tiempo que no veo esta peli, pero me has devuelto las ganas de volver a revisitarla.
¿La Banda sonora?....absolutamente de película, y nuncamejor dicho.

Segunda cuestión: William Blake. Le comentaba a mi compañera que no era yo solamente el loco que admiraba a este gran poeta, pintor y revolucionario de camada romántica.
Tuve la dicha de conocer a este artista (fuertemente influenciado por Miguel Angel y Raphael)en mis años londinenses donde pasaba horas y horas en la Tate Gallery (era mi preferida más quela National) contemplando su obra y la de los Prerrafaelitas en quienes influyó.
Decorando mi habitación tenía un inmenso poster de "Ancient of Days"y en una de mis vueltas a Madrid le traje a mi antiguo jefe (era un tipo al que apreciaba)un libro de los poemas de Blake, ilustrado. Creo, si mal no recuerdo que era "Songs of Innocence and Experience", que compré en una tienda de segunda mano en Charing Cross.
No se que delirio me llevó a pensar un día que podia encontrar su tumba en Highgate y lo único que encontré fué el enterramiento real de Marx, cuyos restos no están donde se levanta el monumento a su inmensa cabeza.Al menos eso fue lo que me dijo uno de los encargados del cementerio.
En fin como tenemos tres días por delante se puede bucear en esos asuntos tan interesantes que apuntas tan bien.
Un abrazote.

Vivian dijo...

Es curioso eso que comentas Anro, cómo después de las soberbias interpretaciones de ambos protagonistas ninguno de los dos ha conseguido que su carrera vuelva a brillar a esa altura.

Creo que la banda sonora de esta película es de esas que encaja como un guante.
Mención especial al momento de la película en que aparece la canción que incluí en la entrada, me parece todo un ejemplo de "elección" de banda sonora, de banda sonora "al servicio" de la historia.

Respecto a Blake, no estás solo en tu locura ;) Somos muchos los que le admiramos más allá de la leyenda que le rodea, como poeta, como pintor, y me alegra especialmente que destaques estos aspectos en tu comentario.

Por cierto, siguen nuestras coincidencias, yo también tengo un cariño especial por la Tate.

Me dejaste intrigada con tu comentario, respecto al lugar donde fue enterrado Blake, lo desconozco, pero, como bien dices, este puente me brinda la ocasión de indagar al respecto.

Un abrazo y muchas gracias por tu estupendo comentario.

atikus dijo...

Una pelicula tremenda, en la que se mezcla el amor por una persona y por la bebida...me recuerda a otros amores de otras parejas, con el caballo, y es que los trios no fucionan...de todas maneras como bien dices cuando uno decide matarse el amor de la pareja no vale, y es que la vida puede ser muy puta...gran pelicula.

besitos

calamarin dijo...

Es una gran película, muy dura, como casi todas las que tratan ese tipo de temas... Yo en su día me negué a verla pues coincido con otros comentaristas en mi rechazo total a Nicoloas (no lo soporto)Pero si admito que en está película sorprende su actuación...Pero desde luego me quedo con la de Elisabeth (tremenda)Una pena que no haga más cine...

fandestéphane dijo...

La tengo apuntada en la lista de las películas que tengo para bajarme hace por lo menos dos meses, y no lo hago porque no me convence del todo. Un compañero del trabajo es el que me la recomendó y siempre me pregunta si ya la he visto.

Vivian, con tu magia, haces posible que pase por delante de otras películas, pero por detrás de Elia Kazan.

Al final acabaré siendo fandevivian...
Besitos dulces de domingo

Dana Andrews dijo...

¿Te puedes creer que no la he visto?. En fin... de cualqueir forma me ha gustado mucho el video que has puesto... buena música.

Vivian dijo...

Coincido contigo, atikus, una película tremenda…
Me gustó eso de que “los tríos no funcionan”, aunque creo que no es tanto un trío, ella, él y la botella, como que ella llega demasiado tarde a la vida de él, no tanto por el amor de él por la botella, como por su desamor y desencanto por la vida.
La vida, que a veces es muy puta ;)

Besitos

Vivian dijo...

Veo que podríamos formar un grupo de antifans con los comentaristas que andáis por aquí, calamarín, jajajaja…
Aunque creo que Cage se lo está ganando a pulso con sus últimas elecciones/interpretaciones en pantalla grande, igual le vendría bien cambiar de representante ;)

Coincido contigo respecto a Elisabeth Sue, una pena que no haga más cine…

Vivian dijo...

Creo sinceramente, fan, que esta película te va a sorprender, incluso hasta puede que te guste, no en el sentido de extasiar, sino porque es de esas películas que cala hondo por lo terrible de la historia y los temas que plantea.

Después de Kazan, creo que esta no estaría mal, eso sí, si decides verla, hazlo un día que estés de buenas, porque sino, te hunde en la miseria ;)

No sabes como me alegra conseguir transmitirte la magia que yo encuentro en las películas que me gustan...
Yo hace tiempo que me convertí en fan de fan, tu fan número uno.

Besos dulces de domingo para ti

Vivian dijo...

Si no la viste, te la recomiendo Dana.
Me alegra que te haya gustado el video, me enamoré de la canción desde el primer momento en que la escuché, y, cuando veas la película entenderás por qué la escogí entre todas las canciones de la banda sonora.

Uno dijo...

Creo que ya te lo dije en otra ocasión: no soporto las películas de borrachos. La historia del cine y del teatro está llena de "grandes actuaciones " de actores y actrices que hacían el papel de alcohólicos. En mi opinión es un recurso fácil.
Un abrazo.

Vivian dijo...

Sí, ya me lo habías comentado Uno, pero “Leaving Las Vegas” no es una película sobre el alcoholismo, es una película sobre el suicidio, sobre como cuando una persona toma la decisión de abandonar este mundo, de que seguir viviendo no le merece la pena, ni siquiera el amor puede conseguir cambiar esa idea.
En lugar de pegarse un tiro o atarse una soga al cuello, decide matarse bebiendo, pero el alcohol es sólo un medio para conseguir su fin.

De todas maneras, si el tema del alcoholismo no es un tema que te atraiga en el cine posiblemente no te guste la película, pero te aseguro que la actuación de Cage es de todos menos un “recurso fácil”.

Un abrazo

Francisco Ortiz dijo...

Después de leer tu texto, volveré a verla, pues la primera vez no acabó de convencerme, de engancharme.
Qué buena esta frase, qué certera esta frase tuya: "descubrirá que en el amor el sufrimiento del otro duele más que el propio sufrimiento."

Vivian dijo...

Me alegra que mi texto te lleve a revisitar la película, Francisco, creo que es de esas películas difíciles de digerir en un primer momento, que gana con posteriores visionados, cuando ya los momentos más duros han sido asimilados.

Que bueno que te haya gustado esa frase, expresa un sentimiento y un pensamiento propio en el que creo sinceramente.

Bienvenido y muchas gracias por pasar por aquí, con tu permiso, enlazo tu blog en el mío.

Yuri Zhivago dijo...

Magnífica película Vivian.A veces uno sufre no creyendo estar a la altura de la persona que ama y sufre pensando que es un grave poblema para la persona amada , por eso camina hacia la autodestrucción como forma fácil de liberar a la otra parte.A veces el amor es un gran poblema de difícil solución.
Magnífica banda sonora y un recuerdo para Amaral:Como dijo Niclolas Cage en living Las Vegas..."
Besos.

Vivian dijo...

Coincido contigo Yuri, una película magnífica.

El amor, tan importante para la felicidad de los seres humanos… Pero en ocasiones no es cierta la frase de que “el amor todo lo puede”, a veces, tristemente, no es así…

Me gusta Amaral, pero a esta canción en concreto le cogí una manía, será porque sonaba en las radios a todas horas y al final terminó por hartarme…

Besos

WILLIAMMUNNY dijo...

Tenía poco que decir, como siempre en realidad, sobre esta entrada. No he visto la película, pero al contrario que otros "visitantes" no es por aversión a Cage, actor muy exagerado en ocasiones, pero que a mi no me disgusta en exceso. No la he visto porque me resultan desagradables los comportamientos autodestructivos. No los entiendo.

Y veo que soy especimen raro. Habláis casi con admiración del romanticismo trágico, del suicidio como consecuencia inevitable de aquellos que tienen tanto que decir que sólo les queda como salida callarse para siempre, como Woodsworth, como Virginia Wolf, como John O´Brien.

Yo me considero romántico, muy romántico incluso, porque soy un amante del amor, un apasionado de la pasión, un enternecido de la ternura. Pero me parece que no termino de entrar en la definición porque no siento atracción por la muerte.

Viv, en “Las intermitencias de la muerte” del felizmente longevo Saramago, hay un romanticismo extremo porque es precisamente la muerte la que enamora de lo vivo.

“Esplendor en la hierba” a mi me parece justamente eso, un canto a la vida, libre, amante, desprejuiciada. Los jóvenes sufren porque no les dejan dar rienda suelta a su amor, a su pasión, desean pero se les coarta y al final tanta presión les rompe. La hora del esplendor en la hierba y la gloria en las flores comienza cuando finaliza la película en realidad. Lo vivido hasta entonces era torturante, sufrido y llorado. Ahora Wood está liberada, no admitirá más censuras y no tendrá que revivir los duros tiempos junto a Beatty, es libre al fin. Puede ser feliz.

Aprovecho este post para contestar varios, hasta el de Ofelia habla un poco de lo mismo.
Reivindico el amor a la vida, la felicidad, o al menos su búsqueda, infinita, sin renuncias, sin rendirse, sin abandonar a mitad de camino. La gente que persiste/resiste es la que me parece admirable.

Besos.

NoSurrender dijo...

Me impresionó mucho Leaving Las Vegas. La autodestrucción puede ser digna, también. Sólo hay que tener el valor de mirar al abismo que se abre en el corazón, y ya estás muerto aunque andes. Qué dura es.

Otra película de autodestrucción alcohólica que te recomiendo, aunque supongo que la habrás visto: Bajo el Volcán, de John Huston.

Besos.

Vivian dijo...

En primer lugar, gracias por pasarte por aquí William, siempre es una alegría y una gozada disfrutar de tus comentarios.
En realidad, estamos más de acuerdo de lo que parece, en uno de mis comentarios en la entrada de “Esplendor en la hierba” hacía referencia justo a lo que tú comentas, lo copio aquí para que lo leas

“Es curioso que destaques el tema de la sensibilidad, en más de una ocasión he comentado la relación tan estrecha entre creadores de gran sensibilidad y conductas autodestructivas, entre ellas el suicidio, y la reflexión que aquí nos dejas coincide con mi opinión a este respecto.
Se suele comentar que la tristeza es más inspiradora que la alegría, en realidad, muchos de los grandes poetas melancólicos tienen también poemas que son verdaderas exaltaciones de la vida, es, como comentas, su manera de vivir, desde la sensibilidad, que los eleva en las buenas y los hunde en las malas.”

No es que sienta una especial admiración por la tragedia del amor romántico, como he dicho en más de una ocasión, por amor ni se muere ni se mata, por amor, se vive, pero sí creo que la idealización que del amor hacen los románticos está condenada a un final trágico, que no tiene porque ser la muerte, el fin de un gran amor también es para mí una tragedia. Es más, rizando el rizo, son los románticos los grandes defensores del amor que derriba barreras, incluso la muerte, un amor que permanece intacto aún cuando la muerte se lleva al ser amado, Poe es un gran ejemplo de ello.

Estoy absolutamente de acuerdo con tus impresiones sobre “Las Intermitencias de la Muerte”, creo que es uno de los aspectos que hizo que me enamorara de ese libro, con un amor que perdura en el tiempo, y a ti te debo ese amor ;)

Respecto a Ofelia, en realidad Shakespeare nunca dice que se suicida, Ofelia fue a por flores y se ahogó en el río, la conclusión del suicidio es nuestra, lógica por otra parte, teniendo en cuenta las circunstancias ;)

Me sumo a tus reivindicaciones, y, aún a riesgo de no acertar, por tu poco aprecio por las conductas autodestructivas, créeme yo tampoco lo tengo, te recomiendo esta película, es más de sufrir que de disfrutar, pero invita a reflexionar, y eso siempre es un punto a favor de cualquier película.

Muchos besos para ti, te echaba de menos :)

Vivian dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, NoSurrender, una película dura, que impresiona, de esas que permanecen en la memoria.

Coincido contigo también respecto al personaje de Cage, mata su cuerpo bebiendo pero él ya está muerto desde mucho antes.

No he visto “Bajo el volcán” , pero la apunto para verla en cuanto pueda. Gracias por la recomendación.

Besos

Raúl dijo...

Yo, sin embargo, considero que es una película sobrevalorada. No discuto su atrevimiento, pero en su conjunto me parece totalmente desigual, a ratos incluso cansina.

En cuanto al discutido Cage, que a mí particularme no me gusta nada, reconozco sin embargo que en este papel (sin llegar a estar del todo creíble) si que "desvaría" menos de lo que en él es habitual, por lo que entiendo que ha de ser fruto de una buena director de actores. Excesivo, eso sí, el oscar que le concedieron por este papel, pues si no recuerdo mal aquel año entraban en liza, entre otros, el efectivo Penn y el maravilloso y fallecido Trossi.
Lo mejor de la peli, la Shu.

WILLIAMMUNNY dijo...

Gracias Viv, me alegra ver que coincidimos aunque el motivo de tus post me preocupase erroneamente...

Son coincidencias, hablar de lo trágico, mencionar en breve plazo a varios suicidas...uys, me dió miedo...¿No será que se me está deprimiendo?...

Besos y gracias de nuevo por dejarme entrar aquí.

No pormeto nada sobre "Leaving Las Vegas" pero lo intentaré.

Vivian dijo...

Cierto Raúl, la película tiene un ritmo lento, pero a mí no se me hizo cansina, es más, en mi opinión el ritmo es adecuado a las circunstancias y a los sentimientos que pretende transmitir, no entendería que fuera de otra manera.

Respecto a los Oscar, en muchas ocasiones he estado en desacuerdo, pero no en ésta, me parece que la interpretación de Cage merece el Oscar por delante del resto de nominados de ese año, incluyendo a Penn.
Es curioso, muchos de los defectos que se le atribuyen a Cage yo los veo elevados a la máxima potencia en Penn, un tipo al que en muchas ocasiones siento sobreactuado, siempre sufriendo como si fuera el que más sufre del mundo jeje ;)

En lo que sí coincido contigo es en que Elisabeth Shue está soberbia.

Vivian dijo...

No me había fijado, es cierto William, había encadenado últimamente entradas “no muy alegres” sobre temas “poco optimistas”, gracias por la preocupación, de corazón, muchas gracias…

Nada de depresiones, y, si así hubiera sido, nada mejor que leer un comentario tan lleno de vida y optimismo como el tuyo ;)

Estaba pensando, que igual esta película no es la mejor recomendación para estas fechas, mejor te recomiendo mucho cine de dibus con los peques, es lo que me va a tocar a mí en menos que nada, esos si le quitan las penas a cualquiera ;)

Muchos besos para ti y las gracias te las tengo que dar yo, por pasarte, por preocuparte, por ser como eres.

Raúl dijo...

No, Vivian, no le discuto el ritmo. De hecho, no he utilizado esa palabra en mi comentario anterior. El ritmo, sin duda, es adecuado para la historia que cuenta y para el mensaje que transmite. El adjetivo cansino, lo aplicaba al interés (al poco interés) que desde un punto formal la película tiene en varias de sus fases; para mi gusto pierde intensidad narrativa... como si tuviera "bajadas de tensión".
Yo creo que es un problema de guión.
Abrazos.

Vivian dijo...

Entiendo Raúl, la película te va enganchando y desenganchando, no consigue mantener tu interés a lo largo de todo el metraje.
A mí no me pasó esto que comentas, la historia consiguió atraparme y captar mi atención de principio a fin.

De todas maneras, es que a mí me gustó mucho la película y yo no le veo “defectos”, esas cuestiones narrativas que planteas, esas “bajadas de tensión” en la estructura del guión no provocaron en mí el mismo efecto que en ti, pero entiendo que puedan provocarlo en otros espectadores.

Muchas gracias por pasar por aquí para intercambiar opiniones sobre la película, siempre es un placer contar con tus impresiones y tu análisis sobre las películas que comento.

Abrazos