El Ruido y la Furia de William Faulkner

 


“La armonía en el caos”, esa sería mi definición de “El Ruido y la Furia”, un libro creado de pensamientos, transcripciones de palabras pensadas, nunca pronunciadas, materializadas gracias a la pluma del escritor.
Personajes que piensan, sienten, reflexionan… De pensamientos a recuerdos, de recuerdos a reflexiones… Tal vez para algunos un discurso de pensamiento difícil de seguir, pero para mí tan familiar como el reflejo de mi cara en un espejo.

Inspirado en un verso de “Macbeth” de Shakespeare (el discurso de un idiota) “El Ruido y la Furia” puede resultar un libro difícil de leer si nos acercamos a él con la mentalidad con la que leemos cualquier libro al uso, es por eso que en este caso más que en ningún otro creo importante, sino vital, hacerse con una edición con un buen prólogo, que nos de las claves de su estructura antes de empezar a leer. (Soy una ferviente defensora de los prólogos, esa parte de los libros sumamente interesante la mayoría de las veces y que casi todo el mundo se salta).

Un retrasado, un suicida enamorado platónicamente de su hermana, una hermana díscola con ganas de escapar, un hermano tirano y egoísta, una madre chantajista emocional, una familia de negros que cuidan de esa familia que no es la suya como si fuera la suya, o aún más que a la suya propia… Todos estos personajes irán apareciendo.
A la mayoría los conoceremos desde su interior, desde las cosas que no dicen. A otros desde lo que sí dicen pero sus actos contradice.
Un collage fascinante, una lectura que atrapa.

Con “El Ruido y la Furia” de William Faulkner me pasó algo que sólo me ha pasado con “La Montaña Mágica” de Thomas Mann, ese sentimiento de estar frente a alguien que te comprende. No tiene que ver con algo a nivel intelectual, ni siquiera espiritual, tiene más que ver con ese instinto que hace que un animal reconozca a otro de su misma especie. Y ese sentimiento se afianzó a medida que iba leyendo el libro, sobretodo al ir descubriendo el trato que Faulkner daba a los personajes, los más nobles tienen ese pensamiento en apariencia divagante, mientras que los más mezquinos y ruines tienen un pensamiento más lineal y aparentemente coherente. Fue como sí Faulkner, desde donde quiera que esté hiciera un guiño cómplice a través de su libro.
Sí William, capté el mensaje.

19 comentarios:

Gww dijo...

Es cierto que hay ocasiones en que, por raro que sea un libro, por alejado que se encuentre de los cauces más convencionales, siempre encuentra lectores para los que su lectura resulta natural y reconfortante, como si uno estuviera leyendo su pensamiento. A mí me ocurre con Kafka del que no me asombra ni extraña nada, todo parace caer en mi cabeza dentro de un molde que preexistía.

Un abrazo y, por cierto, a mí también me resultó una lectura extraordianria El ruido y la furia.

Vivian dijo...

Kafka se encuentra entre mis asignaturas pendientes Gww, tal vez porque un buen amigo, apasionado de su obra, me “contó” sus libros y las reflexiones que le despertaban tan bien que me parece como si en realidad los hubiera leído.
De todas maneras es una asignatura pendiente que tengo muy presente, en cualquier momento me pongo a ello…

Me alegra descubrir la coincidencia en opinión sobre “El Ruido y la Furia”, hay libros, los menos, que acaban convirtiéndose para mí en más que un libro, este es uno de ellos, y encontrar otras personas con las que coincido en impresiones me provoca una especie de alegría interna, una complicidad invisible, como cuando se comparte un secreto de los buenos...

;)

Lluís Salvador dijo...

Buen comentario a un libro fascinante, también.
Lo que comentas de la edición con un buen prólogo es fundamental, y eso por un detalle curioso, y es que Faulkner había previsto realizar la edición de la primera parte de la novela con tipografía (o páginas) de distintos colores para situar al lector en el justo momento temporal. Por dificultades técnicas no se pudo hacer, pero sigo preguntándome porqué no se ha hecho el intento en tiempos como los nuestros, en los que estos recursos ya son accesibles (de acuerdo, existe el hecho de que la redacción final del libro no es tan clara como para marcar esas diferencias, pero aún así, con unas buenas anotaciones se podría solventar el problema). Pese a que parezca difícil de ler (y en ocasiones, lo es) si el lector se sumerje en el texto, éste fluye, y más que leer una novela, uno está dentro de un estado mental de un protagonista. Es un gran logro de un grandísimo autor.
Y me callo, porque siempre escribo demasiado...
Un saludo!

Vivian dijo...

Me encanta tu comentario Lluís, por dos motivos fundamentalmente, el primero, porque desconocía el dato sobre la idea de Faulkner de estructurar la primera parte del libro en colores para que fuera más fácil la lectura, me parece una idea genial, y como tú, creo que en la actualidad hay medios suficientes para lanzar una edición así, yo sería la primera en ir a comprar esa edición.
En segundo lugar, por esta frase “Mas que leer una novela, uno está dentro de un estado mental”, me parece la frase más precisa para definir el libro que he leído hasta el momento, y es ahí donde reside la dificultad en la lectura, en que no es una novela al uso donde el discurso de los personajes y el discurrir de los acontecimientos son más lineales. Y es en esa complejidad donde a mí me atrapó la novela, porque mi manera de pensar es justamente así, a saltos, una cosa me recuerda a otra sin aparente relación y ésta a otra que todavía parece más alejada a primera vista…

Por cierto, te invito a escribir cuanto quieras siempre que quieras en tus comentarios, estaré encantada de leerte.

Un saludo

Elvira dijo...

¿Qué libro de Faulkner me recomendarías para empezar con este autor? Ahora estoy leyendo por fin Casa de Muñecas, y me está gustando. Un abrazo

Vivian dijo...

Se puede decir, Elvira, que yo, con Faulkner empecé la casa por el tejado, con “El Ruido y la Furia”, pero de los que leí hasta el momento es el que más me llegó, uno de esos libros especiales que se convierten en más que un libro.

Si tuviera que recomendarte uno con el que empezar sería “Santuario”, un libro con una temática dura pero que consigue atraparte desde el primer instante, de esos que se leen del tirón, al menos en mi caso fue así.

Me alegra que te esté gustando “Casa de Muñecas”.

Un abrazo

graciela dijo...

Hola Vivian me apreció muy interesante tu comentario acerca de este libro, ya lo anoté en mi lista de libros pendientes de leer en este 2010. Y coincido con vos acerca de un buen prólogo, nunca empiezo un libro sino no leo primero su prólogo. Siento que es como que me sitúa en la historia misma. Muy bueno tu blog. Te felicito y a de ratitos lo iré leyendo todo. Un abrazo-Graciela de Brugess.

Vivian dijo...

Que bueno que te pareció interesante la entrada, Graciela, y que bueno que despertó tu interés por el libro, es uno de esos libros que merece la pena.

Coincido contigo en tus palabras sobre los prólogos, es precisamente lo que comentas, te sitúan en la historia, la rodean de contexto, y, además se suele aprender de un buen prólogo.

Me alegra que te haya gustado el blog, a mí también me gusta el vuestro, que visito con frecuencia, aunque no siempre deje un comentario.

Bienvenida y gracias por pasarte por aquí.

Un abrazo

Muñekita Cate dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat@gmail.com

besos

Catherine

Marcos Callau dijo...

Anotamos tu recomendación, Vivian. Y por cierto, te digo que me encanta la canción que has publicado hoy de "Solo tú" Hacía tiempo que no pasaba por aquí, casi, casi, te había perdido la pista. Me alegra volver a leerte. Saludos.

David dijo...

Vivian... Me acabo de dar cuenta de que habías vuelto a actualizar... No tenía ni idea.
Un saludo.
PD: Este libro me encantó en su día. Era como un "rompecabezas"...

Vivian dijo...

Hola Marcos!


A mí también me alegra verte por aquí... Tenía esto bastante abandonado, a ver si puedo retomarlo aunque sea de tanto en tanto ;)


Espero que si lees el libro te guste y te apasione tanto como a mí cuando lo leí.


Respecto a la canción, creo que es difícil hoy en día encontrar una canción que emocione letra, música y voces, y para mí éste es el caso, me alegra que te haya gustado...


Saludos

Vivian dijo...

Hola David!


Que alegría leerte por aquí...

He tenido el blog bastante abandonado.
Voy a intentar retomarlo aunque no sea con la frecuencia que me gustaría.

No sabes que ilusión me ha hecho saber que leíste el libro y también te encantó como a mí. Siempre me provoca una alegría especial el encontrar personas con la que comparto "entusiamos" por cosas que realmente me llegaron en su momento.

Por cierto, me encantó tu manera de describir el libro en una sola palabra, "rompecabezas", con tu permiso, te la tomo prestada para las ocasiones en que comente el libro con otras personas, citando la fuente, por supuesto :P


Un saludo

Lluís Salvador dijo...

Feliz retorno, Vivian

Vivian dijo...

Muchas gracias Lluís...


Que bueno verte por aquí ;)

René dijo...

Vuelve Vivian, se te extraña.

Francisco Machuca dijo...

Tan solo tú.Paso por aquí tan solo por tí y saber si estás bien,amiga.

Besos y un fuerte abrazo

Vivian dijo...

Una imensidad de gracias por acordarte de mí, René, y por pasar a decírmelo, lamento el retraso...

Francisco,muchas gracias por pasar, muchas gracias por acodarte de mí, mil gracias por interesarte por mí...

Ando ocupada con el trajín de esta vida moderna que consume tu tiempo a una velocidad de vértigo, pero no pierdo la esperanza de poder volver en breve, no tanto por mí, sino por todas esas palabras que sé me estoy perdiendo de personas como vosotros, por todas esas palabras cargadas de sentimiento y pensamiento, mis dos aficiones favoritas...

Muchos besos para los dos y espero que todo os vaya genial.

1600 Producciones dijo...

Vamos que volvemos!!!!!! Qué nos dejen seguir hablando!!!

Saludo y beso.