LOS GIRASOLES ( I Girasoli, Vittorio De Sica, 1970 )

 


A través de las lágrimas el mundo aparece borroso, las formas desaparecen, todo se difumina…
A través de las lágrimas, contenidas, una mujer, en un andén, mira a un hombre casi sin verlo, diluido en el agua y la sal que empañan sus ojos, mientras ese agua de mar ahoga su alma…

No está muerto, no está muerto, repitió hasta el cansancio, no está muerto… Y caminó sobre una tierra abonada por vidas perdidas en pro de una guerra inútil y absurda, entre campos de girasoles, que buscan al sol y miran hacia arriba, tal vez por vergüenza a mirar hacia abajo… Y contempló colinas sembradas de cruces, bosque grotesco de madera muerta, paisaje desolador que no hace decaer su esperanza, porque ella lo sabe, no está muerto…

Ahora, en aquel andén, frente a él, comprende que en realidad, es ella la que junto con su amor ha muerto… Y subirá a ese tren, sin mediar palabra, reteniendo aquella imagen, aquella mirada, mientras llora lágrimas de agua salada, que convierten en amargos sus recuerdos… No habrá más días que se confunden con las noches, no volverá a hacerle olvidar el día de la semana, no la rodeará más con sus brazos, nada será lo mismo, porque regresa sin corazón a Italia…

Qué hacer cuando descubres que has de vivir el resto de tu vida sin corazón… Llorar… de pena. Llorar… de rabia. Y después, secarse las lágrimas… Y seguir adelante, y respirar, y sobrevivir y vivir…

Dicen que los grandes amores nunca mueren, que el corazón, incluso muerto, no olvida… Pero a veces el amor no basta… Y habrá una niña, y un niño, un niño que se llama…. como el santo…

Y de nuevo en un andén ahogará sus lágrimas, mientras un tren se aleja y la banda sonora hace que se nos encoja el alma, y la pantalla se difumina porque, nuestros ojos, como los de ella, se llenaron de lágrimas…

Siempre me han puesto triste las estaciones, tal vez porque, en demasiadas ocasiones, pronuncié un hasta pronto, sabiendo que en realidad era sólo una frase hecha… Tal vez porque en demasiadas ocasiones, el mundo se volvió borroso, por contener las lágrimas…

Son tan tristes las bandas sonoras tristes... Os dejo con Mancini...

28 comentarios:

Myra dijo...

No te lo creerás, pero he llorado leyendo esta entrada. Sabes cuánto me gusta esta peli. Sabes como me emocionan las lágrimas de la Loren y sabes cómo me gusta que ese niño se llame Antonio, como el santo.

Precioso lo que has escrito sobre esta maravillosa película.

Un beso

Vivian dijo...

Creo recordar que te lo comenté en una ocasión, a ti he de agradecerte el haber descubierto esta película Myra, fueron tus comentarios en aquel chat los que me animaron a verla, y fue uno de mis mayores descubrimientos.
Y coincido contigo, nadie llora como la Loren en “Los Girasoles”…
Lo que lloré yo viendo la película, y me emociona descubrir que logré transmitirte ese sentimiento a través de mis palabras.

La película, maravillosa, tu comentario emocionante para mí, gracias por tus palabras.

Un beso

fandestéphane dijo...

No quiero que lloreís solas... dejarme llorar con vosotras. Ya sólo me queda reserva de lágrimas para las películas. No sé quien dijo que las lágrimas son la sangre del alma, y mi alma está ya muy seca la pobre. Pero las películas las veo y las siento con el corazón.

Reparto de besos

Vivian dijo...

“Las lágrimas son la sangre del alma”, bonita frase fan, poética…
Creo que hablo en nombre de las dos cuando digo que nosotras también vemos las películas con el corazón, no todas, por supuesto, pero sí las que nos gustan y emocionan, en especial las que son más que una película para nosotras, como ésta...

Invitado estás a llorar con nosotras, y a reír también, por supuesto, que no todo van a ser lágrimas ;)

Besos

fandestéphane dijo...

Ayer aprovechando que no tenía internet por avería, me puse a ver Los Girasoles.
No lloré nada ni me entraron ganas. A Myra la
defraudaré pues élla lloró con tu entrada, pero para mi fué un tostón. Lo único bueno es la supertortilla, me recordó a Una jornada particular, pero ya ves, una tortillica a la francesa para los dos, me hizo llorar más que la espectacular que ví ayer. No sabía que en dos películas diferentes la Loren y el Marcello
compartieran tortilla. Pero me quedo con la jornada particular y media tortilla.

Un beso a las dos

Vivian dijo...

Es curioso como una misma película puede generar sentimientos tan dispares, y esa es otra parte de la grandeza del cine, de su magia. A mí sí me hizo llorar, como a Myra, especialmente ver el dolor de la Loren a través de sus lágrimas.
Si te paras a pensarlo, al menos dentro del aburrimiento, te trajo recuerdos a través de esa tortilla, recuerdos y sentimientos, algo es algo, a mí me parece mucho, hay películas que ni eso.

Un beso para ti.

Myra dijo...

Y qué voy a decirte yo, fande. A mí es una peli que me encanta, me emociona. Para mí, una de las mejores interpretaciones de la Loren. A raíz de ver esta peli me enamoré de los campos de girasoles. Me parecen un espectáculo maravilloso. Hace muchos años que no he vuelto a verla, pero estoy segura que volverá a parecerme maravillosa, volverá a emocionarme. Y seguiré sonriendo cuando escuche decir a la Loren que el niño se llama Antonio por el Santo.

Besos para los dos.

fandestéphane dijo...

Un beso para las dos de vuestro fan.

xabipop dijo...

Tenía ganas de sacar un ratito y pasarme por aquí, por tu espacio cinéfilo, a compartir alguna charla, pues ya conoces mi afición, pasión más bien, por el cine. La entrada de Jennie por ejemplo me dejo con las ganas, una película que es poesía pura.

Hoy que desembarco en tu isla de fotogramas poco tengo que decirte pues no he visto "Los Girasoles", aunque no dudes que tus palabras han surtido efecto en mi, y espero poder verla y comprobar si surte en mi tal efecto de emoción. Algo que sin duda me encantaría.

Por aquí me tendrás.

Vivian dijo...

Que alegría leerte por aquí, Xabi…

Me sigue sorprendiendo la cantidad de personas con gustos cinéfilos tan dispares que coincidís respecto a Jennie, supongo que forma parte de “la magia del cine”…

Espero con esta película acertar en la recomendación y que consiga despertar en ti tantas emociones como consiguió despertar en mí.
Llorar es, en ocasiones, tan satisfactorio como reír, y a veces puede resultar hasta terapéutico ;)

Bienvenido, encantada de tenerte por aquí siempre que quieras.

Uno dijo...

Adoro a Sofía y Marcelo pero no es esta, entre las que hicieron juntos, mi película favorita. De todas formas, viendo el trailer me he dado cuenta de que hace mucho tiempo que no me jarto de sufrir. Qué pena.

Vivian dijo...

Tu comentario, Uno, me da pie para otra recomendación de De Sica.
Para los que prefieran la risa al llanto, “Ayer, hoy y mañana”, está clasificada como “comedia dramática” (que no se como se come eso), yo me reí mucho en muchos momentos de la película…

:)

atikus dijo...

Bueno veo que estan los sentimientos a flor de piel en esta entrada ;)...y la verdad es que con el texto el video y los comentarios aunque no he visto las fotos ya estoy en pura disposición...además con esa enorme pareja de Loren Mastroianni es dificil quedarse impasible, ya se ve en el video unas caras que ..puff!!

me la apunto


besitos

Vivian dijo...

Me alegra haber despertado tu curiosidad por la película Atikus, una película hecha desde los sentimientos para llegar al sentimiento, espero que te guste.

Absolutamente de acuerdo contigo, Loren y Mastroianni fueron una pareja cinematográfica muy grande, de esas que traspasa la pantalla.

Besitos

Amaia dijo...

Es cierto,las despedidas resultan de lo más tristes,sobre todo cuando son inútiles.Pero a mí los trenes me gustan,siempre me gustaron,tienen esa melancolía del paisaje,del olor a pureza,no sé,supongo que da miedo pensar en las despedidas.

Kinezoe dijo...

No he visto este título pero me lo apunto. Tu entrada, espléndida, muy descriptiva; la música de Mancini, maravillosa; y a juzgar por todo el conjunto, parece que estamos ante una película de esas que te dejan con un nudo en el estómago. Ideal para esos momentos en que apetece ver algo triste, que también los hay ;-)

Fuerte abrazo, Vivian.

Vivian dijo...

Es curioso, Amaia, como a veces coincidimos en esencia con personas a las que no conocemos, esto lo escribí hace muy poco en un blog:

P. D: A mí, las estaciones de tren me ponen triste, bueno, más que tristeza es nostalgia…

Bienvenida, me alegró descubrir la coincidencia.

Vivian dijo...

Aprovecho para comentarte, Kine, que no leí tu última entrada porque me interesa mucho ver la peli, ya sabes que en cuestión de estrenos no me gusta “leer antes de ver” ;)
Llevo un retraso considerable, todavía no he visto Agora, igual ésta la veo antes, nu sé.

Muchas gracias por tus palabras, espero que cuando veas la película te guste.

Un abrazo muy fuerte

Kinezoe dijo...

Ok, Vivian, buena costumbre ésa de intentar ir "virgen" -sin contaminación ni influencias externas, entiéndaseme- a la sala de cine. Yo también procuro saber cuanto menos mejor. Tan sólo te diré una cosa que espero no te condicione demasiado: me gustó mucho más "El Imaginario..." que "Ágora", aunque, para gustos los colores... ;-)

Fuerte abrazo!

Kinezoe dijo...

Y en rigurosa primicia para los lectores de tu blog te adelanto que también vi "District 9" (y no era al final para tanto). Últimamente me estoy dejando lo poco que me acompaña en las taquillas del cine... ;-)

Puede que esta semana publique también algunas líneas sobre ésa otra. Ya sabes, te la saltas de nuevo y cuando la veas, si es que algún día decides verla, y si te acuerdas, nos dejas tu impresión en el blog ese raro del kippel. Nos encantará saber tu opinión.

Otro abrazo, que esto es barato ;-)

Vivian dijo...

Si el tiempo (o la escasez de éste) y los estrenos infantiles pre y navideños no lo impiden (mis sobrinos siempre tienen preferencia a la hora de elegir) espero ver las tres Kine, antes de fin de año, jeje… Eso sí, el estreno de la de Gilliam ha hecho que cambie el orden de mis lista colocándola en primer lugar, ya ves sin haberte leído ni haberla visto coincidimos ;)

Gracias por la primicia sobre “District 9”, de mi parte, y estoy segura que también de los lectores del blog.

Me alegra descubrir por tus palabras que tu estupendo blog sigue viento en popa a toda vela, que me dejó un poco preocupada un comentario tuyo que leí por allí...

Muchos abrazos para ti

Kinezoe dijo...

Aquello que leíste ya se me pasó... Mi idea, en un principio, era dar cerrojazo coincidiendo con el primer aniversario del blog (el 16 de este mes). Como nueva experiencia, ya habría tenido tiempo suficiente para juguetear con tranquilidad, y mi intención era emplear el tiempo dedicado a la Blogosfera en otros menesteres... Pero al final me he dado cuenta de que tengo demasiadas entradas pendientes en Borrador como para cerrar en esa fecha (algunas son sólo un título de canción, o un apunte sobre determinado tema, ya sabes, para que no se me olvide...). Además, creo haber hecho unos cuantos muy buenos amigos cibernéticos -tú fuiste de los primeros en visitarme con regularidad, te lo agradezco enormemente- con los que estoy compartiendo una experiencia muy enriquecedora, de manera que, prolongaremos algo más la experiencia en Blogger... ;-)

Marchando otro abrazo para la señorita Vivian ;-)

Vivian dijo...

Me alegra que hayas cambiado de opinión Kine, y espero que sigamos compartiendo entradas y comentarios a través del ciberespacio.
De verdad me hubiera dado mucho pena que cerraras el blog, continua fuente de descubrimientos, además de más de una risa, jeje…

Sabes, con tanto abrazo me acordé de aquello de a brazos y a piernas jajajaja.

Pues eso, más abrazos para ti ;)

Kinezoe dijo...

Jejeje... Nunca había reparado en eso de «a brazos»... :-)

Me hace muy feliz saber que puedo arrancar aunque sea una pequeña sonrisilla en alguien de vez en cuando... El sentido del humor siempre fue algo importantísimo para mí, vital. Ahora que lo pienso quizá seamos el único animal que ríe, ¿no? Bueno, tal vez ciertos primates también se rían, mmmmmhh... no sé, tal vez...

Vamos a variar, esta vez un beso. Y que vaya bien la semana! ;-)

Vivian dijo...

Las hienas, las hienas también ríen, o eso dicen, jeje, aunque esa forma de reír más que hacer gracia da miedito jeje…

Buena semana para ti también, y a reír, que es sano ;)

Un beso

Raúl dijo...

Es curioso Vivian, y estoy seguro de que estarás de acuerdo con esta afirmación, pero no hay escenario más cinematográfico que una estación de trenes. ¿Verdad? En ese espacio de tránsito, se resumen y se contienen todas y cada una de los miedos y deseos de la humanidad.

Vivian dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Raúl, en una estación de tren se pueden encontrar metáforas para todas y cada una de las situaciones de nuestra vida, encuentros, desencuentros, abandonos, regresos, esperanza que llega, ilusión que se va…

La verdad está ahí fuera dijo...

¿Alguien sabe donde está rodada la película? Me interesa sobre todo la ciudad rusa que aparece en la película. Gracias de antemano.